Trastorno De Pánico, Una Enfermedad Que Debemos Reconocer

grtAl abrir la pagina principal de Yahoo se lee: Trastorno De Pánico, Una Enfermedad Que Debemos Reconocer..

Ahí también aparece la angustiante foto de una mujer tapándose la cara….nada es casual….una mujer…

Hace tiempo que me preocupa que es lo que se entenderá por información. Agrega el informe” cómo reconocer los síntomas”, pues bien, alcanzará con leerlos para ya saber qué se debe hacer para sentir que uno sufre de ataques de pánico.

Antes esta denominación no existía, se llamaban de diferente modo a las mismas situaciones. Siento que la información es útil en estos casos para cada vez tener mejores motivos para excusarnos frente a la vida que se presenta .

Estar vivo duele. Por momentos se hace intolerable vivir atentamente, conectado y contactado , con consciencia…es doloroso. Hasta hace un tiempo alcanzaba con hacerse el estupido y dejar que los años sucedieran sin intensidad pero esto hoy en día está mal visto. El psicoanálisis nos obligó, entre otras cosas, a no querer quedar como estupidos..esta mal visto

Sin embargo el progreso no fue tal y esto desembocó en una voluntad de, por supuesto seguir intentando no sufrir, pero sin quedar ante los demás como tonto. Así fue. Hoy puedo, si conozco y reconozco los síntomas, reunirlos bajo el nombre de ataque de pánico , no quedar como tonto si los sufro sino como enfermo y hete aquí el pequeño problema o paradoja: si elijo bien la enfermedad y la nombro con claridad quedaré como un enfermo ante los ojos de los demás y quizá logre no sufrir tanto, otro buen escudo. Me parece inútil transmitir los síntomas, inútil informar el nombre de cada uno, inútil reunir una cantidad x de síntomas bajo un nombre genérico “ataque de..” , inútil salvo para el gran negocio de los medicamentos, de los médicos y por supuesto del enorme aparato que se alivia al ver a otro más incorporarse a la a larga lista de personas que se autonombran las enfermedades y de ese modo justifican

Informar termina siendo un tema del poder al servicio de un mercado del que somos inevitables participes

Invito a los jóvenes artistas a no reconocer tanto la utilidad de conocer los síntomas y cómo se llaman, los invito a conocerse, a reconocerse, a descubrir sus pánicos personales, a sondear en la dificultad intrínseca que conlleva el accionar.

Crear…una dificultad que existe en todos nosotros, hacer y deshacer, temer, percibir el enorme dolor carnal que nos genera el otro. Evitar nombrar a ese dolor pero no evitar reconocerlo y percibirlo; salir de la larga lista de participantes que conocen sus síntomas y los nombran para ingresar en la más pequeña lista de valientes que mientras vivos gozan y sufren, tratan de mejorarse y crecer transitando con miedos este camino, sabiendo quizá que entre quedar como tonto ante los demás, quedar como tonto ante uno mismo, quedar quieto e inmovilizado, la opción de quedar, quedar, quedar, quedar no se puede modificar. De alguna manera quedamos….. Cómo quedamos es tarea nuestra y requiere la valentía. Que uno por ejemplo sabiendo, y ahora ya más en broma, que padece ataques de pánico no lo ande usando ni nombrando por ahí para explicarse ni justificarse, requiere valentía.

Imagino un mundo donde todos tenemos ataques de pánico, todos, y cada uno lo resuelve como puede…no quisiera que el famoso track del actor en el escenario sea engullido , desaparezca el termino y todo absolutamente todo dolor sea parte del negocio del “ataque de pánico”. Me niego.

Artistas, a trabajar p…… incluido

Consérvate bueno,

Ricky Pashkus

“La Revista” Agosto 2008 Año 11 Número 6 de la Fundación Julio Bocca Escuela de danza clásica y comedia musical – Dirección Julio Bocca –

Te invito a leer otros artículos que pueden interesarte:

Puedes ver todos los artículos vinculados a la temática en este enlace

Si te interesa este artículo también puede interesarte:

Comentarios en Facebook

comments

Lic. Guillermo Vilaseca

Lic. Guillermo Vilaseca

Guillermo Vilaseca es Licenciado en Psicología de la Universidad de Buenos Aires, Terapeuta EMDR, Psicodramatista y Psicólogo Social. Escribió el Libro: Por qué los hombres no entendemos a las mujeres, publicado en 2013 por Ediciones B en Argentina y en 2014 también en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *