El Despido, como situación traumática

El despido es una experiencia que en el contexto social actual atenta contra diversos aspectos de la identidad de una persona.

En principio podemos considerar que se pone en tela de juicio el rol de proveedor económico y en un segundo sentido se atenta contra la autoestima. La persona deja de ejercer una función productiva, que otorga el rol laboral, que siempre es dador de identidad.

En el caso de que hayan componentes vocacionales en juego en la tarea desarrollada también se manifiesta una inhibición de un área de desarrollo personal.
Tal como lo han mostrado películas como “Full Monty”, llevada al teatro en la Argentina en los últimos años con el nombre de “Todo o Nada”, así como actualmente “El empleo del tiempo”, el despido como puerta de entrada a un estado de falta de ocupación genera una profunda crisis de identidad que tendrá distintas repercusiones de acuerdo a la historia personal de cada uno.

Interesado en esta problemática he creado y desarrollado los talleres de “Reciclado de rol profesional” o “Reinserción laboral”.

En ellos he observado que es particularmente útil el trabajo grupal que tiende a través de distintos juegos/actividades a que las personas entren en interacción, ya que uno de los primeros síntomas que debemos afrontar es el aislamiento.

En estas interacciones es importante que las personas se presenten desde otros roles que cumplen en la vida diferentes del laboral.

En una segunda instancia centramos el eje de la tarea en la realización de actividades creativas en pequeños grupos que permitan contrastar la diferencia entre la producción individual y el trabajo en equipo.

A partir de esta primera fase, que genera condiciones de seguridad y confianza, avanzamos sobre la dimensión de las crisis en la vida, que todos han atravesado.

Reconocer estos tránsitos y los aprendizajes que los mismos han dejado, hacen tangible el concepto de crisis como riesgo y oportunidad.

En este camino se despiertan las herramientas con que cuenta cada uno que son ejercitadas en trabajos de “roll-playing”.

Así entramos de lleno en la historia laboral de cada uno. La lectura en equipo de dichas historias confeccionadas individualmente permite acceder a aquello “para lo que me ven bueno los otros” y que la mayoría de las veces no percibo de mí mismo.

Estas cualidades, habilidades, se reforzarán en el juego de roles y el diseño de escenarios posibles.

Este trabajo, suele brindar muy buenos resultados, en tanto activa a las personas, genera redes solidarias y permite crear proyectos alternativos desde roles muchas veces desaprovechados y en áreas desconocidas. (favorecido por la heterogeneidad de los grupos)

Un obstáculo con el que me encontré repetidas veces en esta tarea fue el de aquellas personas que quedaban capturadas por la escena del despido, cual una situación de stress postraumático.

Para estos casos he encontrado una especial eficacia utilizando entrevistas individuales con la técnica de EMDR.

Antes de utilizar esta técnica observé que hablar del despido en ciertos casos se tornaba en un discurso repetitivo, inagotable e incrementador de la angustia.

El abordaje con tecnicas de acción como el dramatizar la situación solía llevarnos a escenas con intensas abreacciones, pero que no necesariamente generaban un procesamiento de la misma.

El abordaje desde las corrientes que hacen foco en el “deber ser” y / o el “tu puedes” solo generan mayor tensión y frustración.

El trabajo de la escena del despido con EMDR, caracterizando la cognición negativa sobre sí mismo; ubicando el malestar y su localización en el cuerpo y el trabajo con las asociaciones en el marco de la estimulación bilateral se ha transformado en una vía eficaz y eficiente para reposicionar al sujeto respecto de esta situación quitándole la carga afectiva invalidante y permitiéndole mirar el hecho desde otra perspectiva.

De esta manera nos encontramos con personas que quedan en mejores condiciones para rediseñar su proyecto de vida.

Se facilita la posibilidad de reinsertarse en el trabajo de los grupos de reinserción laboral y organizar un proyecto con otros en un escenario futuro.

Con frecuencia observamos que este cambio repercute en otras áreas de la vida de la persona que necesitará reconsiderar su ecología cotidiana.

Lic. Guillermo A. Vilaseca

Si te interesa este artículo también puede interesarte:

Comentarios en Facebook

comments

Lic. Guillermo Vilaseca

Lic. Guillermo Vilaseca

Guillermo Vilaseca es Licenciado en Psicología de la Universidad de Buenos Aires, Terapeuta EMDR, Psicodramatista y Psicólogo Social. Escribió el Libro: Por qué los hombres no entendemos a las mujeres, publicado en 2013 por Ediciones B en Argentina y en 2014 también en México.

2 comentarios sobre “El Despido, como situación traumática

  • el 26 Septiembre 2011 a las 11:21 AM
    Permalink

    Muy buenas tardes,

    Antes que nada quisiera expresarle mi interes hacia los artículos publicados en su portal web, me parecen de gran interes y utilidad para nuestra sociedad actual.
    Existe un articulo en especifico que me ha llamado la atención, es el articulo referente al despido como situación traumatica, actualmente estoy realizando mi proyecto para optar por el titulo de licencia en psicologia de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM) en la ciudad de Santo Domingo, Republica Dominicana. Intento realizar un estudio comparativo: Despido laboral asistido psicologicamente vs despido laboral no asistido psicologicamente.
    Por tanto, este articulo ha sido de gran ayudara para mi investigación ya que ha arrojado luz a la misma. Intente conseguir la fecha del articulo para validar la actualidad del mismo ya que entiendo debe ser reciente pero no lo consegui en el portal y de igual forma si existen otros articulos de su autoria referentes al tema del despido, o de los talleres que ha realizado como los que menciono acerca de “Reciclado de rol profesional”, “Reinserción laboral” o alguno parecido al tema del cual estoy investigando.

    Espero su respuesta y de ante mano muchas gracias por su tiempo.
    Atentamente
    Laurycel Diaz.

  • Pingback: Trastorno De Pánico, Una Enfermedad Que Debemos Reconocer | Actualización permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *