La Web cumplió 25 años: de la euforia puntocom a los tweets

La revolución de Internet. En 1991 se crea la World Wide Web y el mundo cambió para siempre. Desde ese entonces, hubo guerra de navegadores y buscadores, el furor de las sitios generó una crisis bursátil y se crearon colosos como Google, Amazon, Facebook y YouTube.

Celebramos 25 años de conexión ¡Hoy se cumplen 25 años de la aparición de la Web! Queremos agradecer a Sir Tim Berners-Lee y a otros pioneros de Internet por hacer del mundo un lugar más abierto y conectado”. El pasado 6 de agosto, Facebook colocó ese mensaje en su portal, estableciendo que esa fecha fue el punto de partida de la red de redes. Se trata de una convención un tanto caprichosa, ya que hubo otros hitos anteriores, como la creación del correo electrónico, en 1971, o del ARPA –en1962–, la red de computadoras del Departamento de Defensa norteamericano, el esqueleto básico de lo que hoy es Internet.

Hecha la aclaración, el dato es que efectivamente en 1991 fue presentada en público la World Wide Web (WWW), un diseño de “sitios” vinculables que crearon científicos del CERN (Conseil Européen pour la Recherche Nucléaire), con el aporte decisivo de Berners-Lee. De allí en más, la sociedad, la economía y los negocios cambiaron para siempre. En estos convulsionados 25 años pasó de todo: guerra de navegadores y buscadores, se propala la burbuja bursátil de las puntocom (y después se derrumba), surgen colosos de la talla de Amazon, Google y Facebook, y ahora todo apunta a las comunicaciones móviles. Es un buen momento para hacer un resumen de todo eso.
Presentada oficialmente la WWW, dos años después, en 1993 se contabilizaban apenas 150 sitios. Curioso y emprendedor serial, Mark Andreesen lanzó el Mosaic, el primer browser de la historia, un tanto rudimentario pero muy eficaz en aquel momento. Con esos dos componentes, las páginas interactivas y un programa para visualizarlas, potenció la creación de sitios y páginas personales, comerciales y publicitarias, favorecido por el boom de las PC, cada vez más baratas y potentes.
La fiebre continuó. Y florecieron las primeras puntocom, emprendimientos y proyectos empresarios basados en páginas web. En 1994, dos jóvenes estudiantes de la universidad de Stanford, California, fundan Yahoo!, que en poco tiempo se transformó en el buscador más célebre del mundo. Por otro lado, Andreesen toma contacto con Jim Clark (creador de la empresa Silicon Graphics y capitalista de riesgo) y presentan el Netscape Navigator, una versión muy mejorada de la arquitectura del Mosaic.
Allí, en el corazón del Silicon Valley, comenzó a gestarse la fiebre de las puntocom. El furor de diseñar sitios comerciales con altas expectativas de rentabilidad, apuntaladas por los evangelistas de la llamada economía digital. El mecanismo era simple: armar un sitio comercial, un plan de negocios y saltar al Nasdaq, la bolsa de las tecnológicas, a captar inversiones. Así de fácil, así florecieron millonarios de la noche a la mañana.
Fue la salida de Netscape a la bolsa, el 8 de agosto de 1995 (hace 21 años), la que produjo ese efecto. El precio de la acción fue fijado en US$28. Cuando terminó el día, la empresa tenía un valor de mercado de US$2.300 millones. Y todo sin acreditar ganancia alguna. La experiencia se diseminó, agitó ilusiones y atrajo multitud de inversionistas ansiosos del dinero fácil. La mayoría colapsó años después, pero algunos de los (muy pocos) sobrevivientes gozan de buena salud: en 1995 nacieron eBay y Amazon. Y Microsoft pega el volantazo con el Windows 95, el sistema operativo que incluía el Internet Explorer.
Microsoft le declaró la guerra a Netscape, con Windows (la plataforma donde corren todos los programas) de ariete: era y es el sistema operativo más usado en el mundo. La pelea terminó en Tribunales hasta que finalmente los navegadores fueron perdiendo influencia (Netscape, hoy, es la base del Mozilla Firefox). Los ingresos publicitarios miraban a los buscadores, ya que eran considerados la puerta de entrada a toda Internet. Yahoo! atrajo las miradas hasta que llegó … Google, en 1998.
Surgió del impulso de otros dos estudiantes de Stanford, Larry Page y Serguei Brin, que presentaron el buscador como parte de un proyecto universitario. La facilidad y eficacia de ese motor de búsqueda catapultaron a la empresa a la cima del Silicon Valley. Hoy, la empresa continúa a la vanguardia de la innovación y es, junto con Facebook, uno de los dos mayores receptores de publicidad digital. Un paréntesis para cerrar este capítulo: en 2000, comienza el derrumbe del Nasdaq y es el principio del fin de la burbuja puntocom.
En setiembre de ese año fatídico, las acciones tocan su techo y comienzan a bajar, provocando la preocupación creciente de los miles de inversores. Esa preocupación se convirtió en pánico y la estampida dejó huellas. Ya se dijo, la burbuja explotó pero demostró que Internet favorece la alta concentración. Pocos jugadores (Google, Facebook, Amazon, por caso) se quedan con todo.
Llegamos a 2004 y Mark Zuckerberg crea, precisamente, Facebook. Un año después de LinkedIn, y un año antes de YouTube (hoy en manos de Google). En 2006, por citar otro ejemplo, nace Twitter. Y ya suenan, otra vez, los tambores de guerra en el ciberespacio.
Publicado en  C L A R I N 28-08-2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.