Fuga sin fin, lectura recomendada

….durante años estuvo visitando el mismo prostíbulo para ver a una peliroja que se llamaba Ickaterina Pewlowna. Si habia otro que estuviese con ella, Baranowicz, amante paciente, la esperaba.
La muchacha fue envejeciendo, se teñia el pelo plateado e iba perdiendo un diente tras otro, y perdió hasta la dentadura postiza.
Baranovitcz tenia que esperar menos cada año, hasta que al final, él era el único que iba a ver a Ickaterina. Ella comenzó a amarlo. Su anhelo ardía durante todo el año, el anhelo tardío de una novia tardía. Cada año era mayor su ternura, más fuerte su pasión, ya era una anciana; con la carne marchita gozó el primer amor de su vida……….
Joseph Roth

Se puede leer en este enlace.

Sugerencia enviada por  Tomas Fischl

También puede interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *