Consideraciones de David Szyniak y Guillermo Vilaseca sobre los grupos de reflexión " entre varones"

SUBJETIVIDAD MASCULINA

“PROVEEDOR” AVATARES DE UN VACÍO

 
Hace solo treinta años ser hombre era algo tan claro que a nadie se le ocurría preguntarse sobre la identidad masculina. Uno de los elementos centrales y constitutivos de esta tradicional “ilusión viril” era y aún es el denominado rol del “proveedor”
La potencia de esta ilusión (imaginario social) entra en permanente conflicto con diversas situaciones Inter. O intrasubjetivas (transformaciones en los roles familiares, aumento en el índice de divorcios, familias monoparentales, desocupación creciente, subocupación, etc.) que obligan a respuestas flexibles en un marco de rápidos cambios.
La dramática de esta conflictiva, que socava aspectos identificatorios tradicionales, se expresa muchas veces en el escenario corporal de los varones (intenso aumento de los niveles de estrés, cardiotapias, disturbios generalizados en el aparato digestivo, etc.)
¿Hasta qué punto los varones jugamos nuestro único cuerpo ante el vacío producido por el resquebrajamiento de estas identificaciones? Los grupos de reflexión de varones con técnicas apropiadas son ámbitos privilegiados en los cuales desmitificar las díadas víctima/victimario y sostener la tensión del vacío en una demora productiva

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.