El síntoma pensado desde una posición de encuentro: Síntoma y Psicodrama

Escrito por Teodoro Herranz Castillo

En este artículo se propone una concepción del síntoma acorde con una filosofía del hombre y una idea de salud relacional. Los presupuestos  teóricos en que sostenemos nuestra propuesta son: El hombre en relación, el desarrollo como aprendizaje de modos de ser y desempeñarse con otros, la reciprocidad punto de partida y de llegada, el sufrimiento como herida relacional y la identidad como organización en búsqueda de  coherencia.
A partir de esta trama conceptual pensaremos el síntoma frente a , o junto a otros modelos de psicoterapia.

1.    ¿Existe una comprensión del síntoma en  psicodrama?

Acercamiento desde  la teoría del psicodrama.

A. Introducción

La teoría psicodramática  fue creada por J. L Moreno y aunque su desarrollo posterior ha llevado a combinaciones, superposiciones, integraciones  con otros modelos y tambien a  la incorporación en otros modelos, o incluso a su disolución en  otros modelos  … Nos ha llevado a  preguntarnos acerca de la naturaleza de lo que estamos estudiando  “¿Qué teoría? ¿De qué psicodrama? “ (Perazzo 2004).  En este trabajo vamos a  iniciar la búsqueda a nuestra pregunta en la obra de J. L Moreno y a partir de ahí, junto a la exposición del pensamiento y desarrollos de otros autores, intentaremos definir si esas explicaciones y desarrollos se colocarían  dentro de una teoría psicodramática Y/o  otras teorías..

B. La Ausencia de Definición.

No existe hasta donde me es conocida una definición de  sintoma

en psicodrama. No ninguna entrada con este nombre  en el único diccionario que hasta la lecha está publicado en psicodrama. (Menegazzo 1992) por lo que  este articulo se convierte hasta donde me es conocido en el primer intento de acercarnos a  su  definición .

Trasladé mi desconocimiento   a Adam Blatner   discípulo de J. Leví Moreno  y  me respondió:

“Moreno diría que el síntoma representa patrones fijos que operan en vez de la espontaneidad, los pacientes son incapaces de organizar una respuesta espontánea que tenga en cuenta la naturaleza actual de su momento presente y sus necesidades. En vez de eso quedan fijadas a la conserva cultural que en su caso es a menudo su propio repertorio de roles internos”. A esto añade una pequeña aclaración Adam, “creo que Moreno no usaba términos como internalización de mandatos de padres o profesores, pero de algún modo están implicados”.

C. La obra de Moreno como heurístico  para una definición:

a. Diferencias  para hacer diferencias:

Garrido (1977) lleva a cabo un trabajo sistemático sobre la donde entresaca de los textos de Moreno  las ideas que s obre “el enfermo”  le llevan a  crear un método psicoterapéutico.  Hay un punto de partida que es el uso que Moreno hace del psicoanálisis para confrontar sus propias ideas. En este contexto de señalar sus diferencias podríamos resumir  los principios que sobre el enfermo nos transmite Moreno:

  • En Moreno el enfermar parece unido a la falta de libertad creadora, a la que se accede desde la representación teatral  y el tiempo es presente.

“Freud diagnosticaba que la razón de la enfermedad de Ana es un trauma pasado, lo que le llevará a una concepción biográfica y determinada del hombre. Moreno que ha llegado a la terapia desde la representación espontánea de Bárbara proclama la libertad creadora.  Freud tenderá al pasado y Moreno a la representación actual”. (Garrido , E 1977, pág 59).

  • Hay  una segunda idea   central en el pensamiento de Moreno la idea de enfermar no es una cualidad del sujeto, está entre las personas. El hombre  desde el pensamiento Moreniano es un hombre en relación. Y eso nos llevaría a afirmar que la relación enferma no tiene porque ser el resultado de  la interacción de personas enfermas. Está afirmación merece un estudio mayor del que en este espacio nos resulta posible y que nos conduce a la discusión sobre la etiología relacional del enfermar psíquico.

“Moreno, en seguida, se autodeclara superador de la teoría freudiana y creador de una concepción del hombre en relación y de un posible enfermar de esa relación en el supuesto de que el individuo esté sano.” (Garrido, E. 1977, pág 62).

  • Un tercer planteamiento Moreniano es la diferencia entre la psicología  individual y la psicología grupal,  los procesos grupales no son reducibles a los procesos intrapsiquicos. Moreno está planteando la diferencia entre psicología social y psicología individual   donde lo común  no explica lo distinto.

“Es fundamental para la teoría de la psicoterapia de grupo la idea de que el grupo tiene su propia estructura social, en la cual, los procesos individuales desembocan sin perder su autonomía”  (Moreno, J. L .1966, pág. 136)

  • Otro concepto útil para el acercamiento a nuestra comprensión del síntoma en la obra Moreniana, es su concepción de inconsciente, y  su dinámica de funcionamiento.  El inconsciente es un  estado no una estructura, y su construcción procede de lo externo a lo interno,  aparentemente en su pensamiento,  el inconsciente sería el resultado de la internalización  y  retirada de la conciencia de contenidos construidos entre-personas.

“Moreno emplea el término inconsciente en el sentido de estado inconsciente  ….”Sólo si un suceso ha sido registrado puede ser recordado y sólo si se ha sido recordado se le puede olvidar. Solo se pueden reprimir hechos que han sido registrados o recordados”.  (Garrrido Martín 1977, pág 72)

b. Salud como capacidad de adaptación

Moreno  considera que no existe  una enfermedad como tal hasta que exista un consenso externo que defina esa conducta como enferma. Este pensamiento  se asemejaría a las posiciones  actuales sobre la “objetividad entre paréntesis” ( Maturana, 1996).   El efecto de ser colocado en el lugar de la enfermedad dañaría por la pérdida del  lugar de valor que el sujeto percibe en su situación sociométrica.

“Por patológico no entendemos nada en absoluto. Desde el punto de vista del universo no hay patología alguna, solo la hay desde el punto de vista de las ciencias humanas. Con este término se alude a las desviaciones de las  normas culturales y las leyes sociales que contribuyen en múltiples formas al empeoramiento del status sociométrico de los individuos”  (Moreno, J. L , 1977, pág 195).

Un sujeto que no sea capaz de adaptarse a la situación sociocultural de la que forma parte será considerado enfermo  y como tal aparecerán  signos  de “esta enfermedad”,.

Dentro de los distintos signos que  informar de está incapacidad de adecuación  Moreno nos habla de :

  • La ensoñación . “Una forma de enfermar la espontaneidad por falta de adecuación es la ensoñación, ya que induce al individuo a vivir fuera de la realidad “ (Garrido Martín, E 1977, pág 246 ). “Debe achacarse que esta verdadera vida creadora no se tiene que confundir con la caprichosa ensoñación diurna que a menudo es un síntoma patológico” (Moreno J. L , citado en Garrido Martín, E. 1977, pag 247).
  • La impulsividad.  “ La conducta desordena  y los arranques emocionales que derivan de la acción impulsiva están lejos de ser desiderata de la operación de la espontaneidad. Pertenecen al dominio de la patología de la espontaneidad. (Moreno, J. L  1977, pág 175).
  • La ansiedad:  “La ansiedad es función de la espontaneidad(…) Cuando disminuye la espontaneidad aumenta la ansiedad, cuando hay  pérdida total de espontaneidad, la ansiedad alcanza su máxima intensidad se convierte en derrota o pánico. De hecho hay ansiedad  cuando falta espontaneidad. no es la ansiedad la primera en aparecer, llevando luego al debilitamiento de la espontaneidad”  ( Moreno,  J. L 1972, pág  248).
  • La psicosis. “ lo explica Moreno como una regresión a las primeras etapas infantiles al perder el tren de la adaptación a una situación ambiente y evolutiva”  ( Moreno, J. L. 1972, pág 249).

c. Salud como capacidad  creadora.

La idea del hombre en Moreno, es la idea de un hombre creador  en el mundo del que forma parte. Adaptarse al mundo es una manera  de convivir con la institucionalización de la relación  que se organiza en normas. Cuando las normas atrapan la capacidad creadora de la espontaneidad  surgiría la neurosis.  La frase que resumiría está posición sería : “Cuando se produce el ahogo de la espontaneidad  surge la neurosis”. (Garrido Martín, E. 1977, pág  249).

d. La enfermedad del grupo o en el grupo.

La estructura grupal,  es en última instancia para Moreno la fuente de salud y  de enfermedad. Desde esta pensamiento  surge una diferencia entre la salud del grupo y la salud en el grupo.

“Se impone distinguir entre enfermedad del grupo en cuanto tal y la enfermedad del grupo individuo en el grupo. El enfermar del grupo como sujeto tiene dos variantes: la primera en cuanto grupo sociométrico y otro en cuanto grupo transferencial” (Citado en Garrido 1977, pág 250)

Una persona en un grupo sociométrico  su  estabilidad emocional está en función “del status sociométrico” que desempeñe en el grupo, los miembros periféricos de un grupo, son  susceptibles de enfermar.  Como se puede apreciar hay una serie de  supuestos implícitos  en esta afirmación como la necesidad de pertenencia  al grupo, o de valor grupal como requisito para el bienestar emocional.  Esta necesidad  pertenencia  es una  condición de la naturaleza social y vincular del ser  humano.

A su vez Moreno va a caracterizar un grupo patológico como un  grupo transferencial,  que definimos como aquél donde predomina la distorsión de la comunicación sobre la claridad .

“Todo grupo patológico es predominantemente un grupo transferencial. El exceso de transferencia rebaja la cohesión del grupo y modifica su estabilidad. Un grupo no puede vivir solo de transferencia tiene que formarse en el  tele-estructuras para garantizar su integración constructiva y su unidad” ( Moreno, 1966, pág 100).

e. Esencia del enfermar psíquico.

“Moreno cree que el hombre es por naturaleza espontáneo y creador y que se enferma cuando no se pueden utilizar estos dones  naturales”. (Garrido, E  1977, pág 251)

La razón por la que una persona no puede desarrollar estas  cualidades o “dones naturales” , como ya hemos señalado, esta en las características organizacionales del grupo. Los grupos que no se constituyen desde la atracción mutua de sus componentes y se recurre a una estructura “oficial” externa,   son una fuente potencial de sufrimiento.  Aquí se aprecia en Moreno su idea romántica de salud social como el resultado de formar parte de “un mundo”  de elecciones mutuas, sin que el sujeto tenga que someterse a   modos de relación humana organizadas de un modo en el que él no participa.

La segunda razón para no poder  desarrollar  esta naturaleza está el predominio de la confusión sobre la claridad en la interacción, la transferencia.

B. Acercamientos pots-morenianos.

a. Su lectura desde una posición de encuentro. Dalmiro Bustos.

El psicodrama en su versión  clínica no deja de ser la implementación de una filosofía en última instancia  de una filosofía sobre la vida.  Esa filosofía se inscribe dentro del  movimiento humanista, y el propio Moreno la denominó una Filosofía del Encuentro.

Desde una posición  humanista  “de encuentro” , estudiar el síntoma   puede resultar  rechazable  en si mismo, si el síntoma se convierte en una entidad aislada del sujeto que lo padece.

En este sentido la posición de Dalmiro es muy precisa. “ La locura solo existe en la mirada de quien la teme. Si no se la teme no es locura, es sufrimiento, lucha, pero no es locura.  Solo el miedo puede llevarme a alejarme de alguien rotulándolo.  (Bustos, D. M.  1985,  pág 36),.

En segundo lugar  la posición humanista es una apuesta por la salud,  de tal modo  que la patología no puede ser vista como algo independiente del bienestar ,  desde esta posición estudiar la psicopatología es realizar un estudio subordinado a la psicología  “ de lo normal “.

“Lo psicológico es una instancia de la existencial y lo psicopatológico  a su vez  una subcategoría – rama patológica- de lo psicológico, lo natural sería que  ésta pasara a segundo plano. Sólo se puede aludir a ella desde una relación de encuentro   en que impere la mutua entrega, de lo contrario . Sería ideal contar con otros parámetros para  las descripciones  de los conflictos. ( Bustos, D. M. 1985, pag 36).

“Si me encuentro  no con un diagnóstico congelante sino con la persona, tal vez no sea necesaria varia la categoría diagnóstica”

Conceptos utilizados

  • ANALOGÍA: Relación de Semejanza entre cosas distintas (Diccionario de la lengua española R.A.E. 1970).
  • CONSERVA CULTURAL: Es la expresión de utiliza Moreno para la cristalización de la acción creadora en un producto que pasara a integrar el acervo cultual de una determinada sociedad (por ej. un libro) ( Menegazzo, C. M.  Zuretti, M.M. Tomasini, M. A.  1992) . “ Se refleja en Moreno un tono despectivo cuando se refiere a la conserva cultural comparándola con el acto espontáneo y creador” ( Ramírez, J. A. 1997).
  • DATOS BLANDOS : Aquellos cuya clasificación, explicación y evaluación resultan influidos intensamente por lo que un oyente o un observador aporta en cuanto a sus posiciones previas, expectativas, estados de ánimo, pautas de evaluación. (Stierlin, H; Grossarth-Maticek, Ronald  2003)
  • DATOS DUROS: Aquellos sobre los que los observadores pueden llevar a un acuerdo con relativa facilidad.
  • ESPONTANEIDAD: La definición clásica de espontaneidad es “La respuesta nueva a una situación antigua o una respuesta adecuada a una situación nueva” (Psychodrama, 1967, págs 50, 102, 130)
  • HERMENEUTICA: Arte  y ciencia de interpretar textos. Diccionario de la lengua española, R. A. E. (1970)
  • HEURÍSTICA: Busca o investigación de documentos o fuentes históricas. (Diccionario de la Lengua Española , Real Academia Española, 1970.)
  • METÁFORA: Tropo que consiste el sentido  recto de la voz en otro figurado en virtud de una comparación tácita. (Diccionario de la Lengua Española, Real Academia Española 1970)
  • METONIMIA: Tropo que consiste en designar una cosa con el nombre de otra tomando el efecto por la causa  o viceversa.  (Diccionario de la Lengua Española, Real Academia Española 1970)
  • OBJETIVIDAD ENTRE PARÉNTESIS: Más allá de la vía sensorial  a través de la cual tiene lugar la experiencia, y más allá de las circunstancias actuales bajo las cuales ocurre, su clasificación como percepción o ilusión es una caracterización de ella que un observador hace a través de una referencia a otra experiencia diferente que otra vez sólo puede ser clasificada como una percepción o como una ilusión  a través de la referencia a otra experiencia sujeta a las mismas dudas. (Maturana, 1996)
  • SINTOMA : Datos subjetivos de enfermedad o situación del paciente. Cualquier fenómeno anormal funcional o sensitivo percibido por el enfermo indicativo de una enfermedad. Convencionalmente, es opuesto a signo, anormalía perceptible por el observador.(  Gonzalo Sanz, L. M 1999)
  • SÍNTOMA: Signo , característica, manifestación, a base del cual se infiere una conclusión. Se emplea preferentemente en medicina, en lo que significa  manifestación directamente observable por el médico  ( o por el enfermo) de una enfermedad a diferencia del signo, que ha de ser provocado por el médico buscado con algún artificio. Son síntomas en psicología y psiquiatría, por ej. determinados modos  de conducta o actos indicativos de procesos psíquicos o cualidades.  ( Dorsch, F 1976).
  • SÍNTOMA (EN PSICODRAMA): No aparece definido  de una manera explicita en psicodrama , no se recoge en el  DICCIONARIO DE PSICODRAMA ( Menegazzo, C; Zuretti, M,; Tomasini; M. A. y cbs 1992 ) .
  • TRANSFERENCIA : La teoría psicodramática considera la transferencia como una patología del tele. Moreno diferencia transferencia de tele diciendo:  que la relación  télica es un proceso interpersonal general y que la transferencia es una excrescencia psicopatologica especial.. (Menegazzo,C.  Zuretti, M.  Tomasinii; M. A. y cbs 1992)

Referencias

Adler, A (1968) Conocimiento del hombre, Madrid, Espasa-Calpe.

Anderson, S (1987), Para dominar la resistencia, Buenos Aires, Amorrortu

Basquin, M; Dubuisson, P; Samuel- Lajeunesse, B; Genevieve Testemale- Monod (1977) El psicodrama un acercamiento analítico, Madrid. Ed. Siglo XXI.

Bateson, g (1972) Pasos hacia una ecología de la mente, Ed. Carlos Lohlé,  Buenos Aires.

Bateson, G (1979) Mind and nature. A necesssary unity. New York, Dutton.

Becvar & Becvar (1988) Family Therapy, a systemic integración, Boston, Ed. Allyn and Bacon.

Bellak , l  ,(1967)  El concepto de actuación: Consideraciones teóricas en  L.E. ABT y S.L. WEISSMAN , Teoría  y clínica de la Actuación (actig out),

Buenos Aires, Paidós

Bellak L, y Goldsmith, , L. A.  ( 1980) Metas amplias para la evaluación de las funciones del yo.  México, Ed.          Manual Moderno .

Blatner, H (1973)  Psicodrama. Cómo utilizarlo y dirigirlo. México Ed. Pax México.

Blatner, A. (2002) Historical  distortions regarding psicodrama in the profesional literatura. www. blatner.

Blatner, A, (2002) Theoretical foundatios of psychodrama, www. blatner.

Bleger, J, (1 973) Psicología de la Conducta, Buenos Aires, Ed. Paidós.

Bleger, J , ( 1988) Psicoanálisis y dialéctica materialista. Buenos Aires, Ed. Nueva Visión.

Bustos, D, M. (1985) Nuevos rumbos en psicoterapia psicodramática, Momento, La Plata.

Bustos, D. M ( 1991) Libertad y esclavitud, Vinculos, 3 (1991) 13-32.

Bustos, D. M ( 1992) Técnicas básicas del psicodrama, Vinculos, 6, 11-19

Bustos, D (1995) Novas Cenas para o Psicodrama. O teste da mirada e outros temas, Sao Paulo, Ed. Agora.

Cionini, L. y  Provvedi  (2003) : Comprensión y explicación en proceso psicoterapéutico: L a co-construcción de la “lógica” del síntoma por parte del paciente y del terapeuta, Psicoterapia, 56, 4º Trimestre, 49-63.

Coderch, J (1992) La relación Terapéutica, Barcelona Paidós.

Dell, P. F (1985) Understanding Bateson and Maturana: Toward a Biological Foundation for the social siciences, J. Of. Marital and Family Therapy, Vol 11, n 1, pp 1-20.

Dorsch, F. (1976) : Diccionario de Psicología, Barcelona, Ed. Herder.

Fernández-Cruz, E. (2004) Micro y macroevolución del cerebro, Diario Medico, Lunes  12 de Julio,  pág 14.

Fernández Liria, A (2001) Notas sobre el futuro de la psicoterapia, en Herranz (2001) Psicodrama y Salud, Ed. UPCO, Madrid, Pág24-270.

Fonseca-Fabregas, E (2001) Funciones de la conciencia y el psicodrama, En Herranz, T. (coord..) Psicodrama y Salud, Madrid, Ed, U.P.C O, 219-229.

Gergen, K (1999), El posmodernismo como una forma de humanismo,  Psicoterapia, EP II, –VOL  X, Nº 37, 1er trimestre, pág 49-59.

Girol Vizcay, C. y  Herranz, T. (2004) Semántica de la conducta suicida, En Psicodrama y Diversidad Cultural, Ed. A.E.P,  104-108.

Gonzalo Sanz, Luis Mª (1999): Diccionario España Medicina, Madrid, Ed. Espasa  Calpe, S.A.

Herranz, T( 1990) Psicodrama individual y bipersonal: aspectos teóricos y metodológicos, Vinculos, Nº 1, pág 47-102.

Herranz, T ( 1990) Psicodrama individual y Bipersonal. Aspectos teóricos y metodológicos, Vínculos,  Nº 1, pp 48-102.

Herranz, T (1992 a) Precisiones terminológicas desde una concepción epistemológica Gestáltica. Rev Larda, Buenos Aires, Año 11, Nº 32, pág 5 – 11.

Herranz, T (1992, b) La respuesta psicosomática en el proceso de i        intervención familiar, Vinculos nº 5, pág 47- 57

Herranz, T, (1992 c) Tu circularidad y la nuestra, Informaciones psiquiatricas, nº 126-127, pág 399-405

Herranz, T, (1992 d) Procesos, estructuras y emociones en psicodrama, Vinculos, nº 6, pág 19-32.

Herranz, T  (1992 e) Error y lógica de la emoción en terapia familiar, XIII Jornadas nacionales de terapia familiar, Ed FEATF, Caceres,  pág 78-90,

Herranz, T (1993) Dinámica familiar una perspectiva diferente, 3ª Jornada en Atención primaria, Area VIII, Libro de Comunicaciones, pág  11-17.

Herranz, T (1991) Psicodrama bipersonal: Aspectos clínicos 1. Etiopatogenia vincular del fenómeno masoquista en la mujer (1ª Parte) Rev, Vinculos,, Nº 2, pág, 37-68.

Herranz, T (1993) Psicodrama bipersonal y personalidades masoquistas: El significado de las crisis de             angustia y la sexualidad perversa, Informaciones psiquiátricas, 132, 2º trimestre, pp 243-252.

Herranz, T (1994) Microprocesos interactivos y experiencia emocional correctiva,  XV Jornadas nacionales de Terapia familiar,  Vitoria, Ed. F.EATAF, pág 397-408.

Herranz, T (1995) Cartas a/de Daniel, Informaciones psiquiátricas, 140, 2º  trimestre, pp.        253-257..

Herranz, T (1996) La reparación del abandono: psicodrama con niños institucionalizados, XII reunión de la A.E.P. La Coruña. Pág 147-162.

Herranz, T (1996) Trastornos Narcisista y Borderline ¿Una frontera permeable? Revista   Brasileira de             Psicodrama, fasc II Vol. 4, pp. 21-34.

Herranz, T (1997) La violencia de los niños, III Congress of Family Therapy, Barcelona, 1-5 Oct.

Herranz, T (1998) ¿Psicoterapia individual y/o sistémica?, Rev. Mosaico, 13, 3 trimestre, pp 16-18.

Herranz, T (1998) Un estudio bibliométrico: de donde venimos en psicodrama, en Psicodrama una propuesta de futuro, Ed. Padilla, Sevilla, pág 73-93.

Herranz, T (1998) Violencia y poder conversemos, Psicodrama una propuesta de futuro, Ed. Padilla, Sevilla, pág 93-110.

Herranz, T (1998) Construcciones y actuaciones: un proceso reconstruccionista aplicado al trastorno narcisista de personalidad, en Psicodrama una propuesta de futuro, Ed. Padilla, Sevilla, pág 215-246.

Herranz, T. (1999) ¿Qué psicodrama sobrevivirá? XV Reunión de la A.E.P, Barcelona 21-24 de Octubre. pág139-158.

Herranz, T (1999) Vidas condicionadas, XV Reunión de la A.E.P, Barcelona 21-24 de Octubre.pág 159 –166.

Herranz, T  (1999) Psicoterapia Psicodramática individual, Bilbao. Ed. Desclée de Brouwer.

Herranz, T (1999) Violencia infantil y psicodrama, Annaes, II Congreso Iberoamericano de Psicodrama, pág 71-91.

Herranz, T  (2000) INTEGRACOES , Psicoterapia Psicodramática Individual e Bipessoal, Sao Paulo. Ed. Agora.

Herranz, T (2000) Historias con niños y niños con historias, una propuesta narrativa con niños institucionalizados, Rev. Psicoterapia, Vol 44, pág 27- 58.

Herranz T, (2001) Psicodrama y salud, Ed. UPCO, Madrid.

Herranz, T, (2004) Psicodrama clínico: teoría y técnica, Ed, Ciencias Sociales, Madrid.

Herranz, T (2004) La agresividad en las psicoterapia. Un apunte explicativo. En Psicodrama y diversidad cultural, Salamanca, Ed. A.E.P,  88-91.

Joyce-Moniz, L. (1993)  Psicopatología evolutiva de las significaciones individuales, Revista de Psicoterapia, Vol. IV, Nº 14-15, pp. 113-144.

Kesselman, H (1973) Psicoterapia Breve, Buenos Aires, Ed. Fundamentos.

Keeny, B, (1987) Estética del cambio, Barcelona, ed. Paidós.

Lowen, A (1985) El lenguaje del cuerpo, Barcelona, Ed. Herder.

Maturana, H (1985) Biología del Fenómeno Social, Rev. Terapia Familiar, Pág 53-70.

Menegazzo, C, M; Zuretti, M, M; Tomasini, M, A; y cbs (1992) Diccionario de psicodrama e Sociodrama, Sao Paulo, Ed. Agora

Monzón, S. y Herranz, T (2004) La Agresividad en los trastornos Borderline, En  Psicodrama y diversidad cultural,  Salamanca. Ed. A.E.P. 99-104.

Monteiro, M (2000), Deconstrucao e Reconstrucao da teoría psicopatologíca no psicodrama clínico uma proposta metodológica, Leituras 33, pág 1-8.

Moreno, J. l (19549 Sociometria y psicodrama, Buenos Aires, Ed. Deucalion,

Moreno, J. L (1965) Psicomúsica y sociodrama. Buenos Aires, Ed. Hormé.

Moreno, J. L (1972) Fundamentos de la sociometría, Buenos Aires, Paidós.

Moreno, J. L (1972)  Las bases de la psicoterapia, Buenos Aires, Ed. Hormé.

Moreno, J. L (1966) Psicoterapia de grupo y psicodrama, México, F.C.E.

Moreno, J L (1977) Psychodrama, Vol  I Beacon , Beacon House, (traducción Psicodrama, ed Hormé, 1961).

Paulovsky,  E;  Matinez Bouquet,Carlos; Moccio, Fidel; (1979) Psicodrama psicoanálitico en grupos, Ed. Funcamentos. Madrid.

Pichón Riviere, E ( 1985) Teoría del vinculo, Paidós, Buenos Aires.

Perazzo, S (2000) Proverbios de Salomao: o processo psicodramático, VII Jornada da Sociedade de Psicodrama de Sao Paulo.

Perazzo, S, (2004) ¿Qué teoría de qué psicodrama?, en Herranz, T (ed) Psicodrama Clínico: Teoría y Técnica. Ed. Ciencas Sociales, Madrid.

Reich, W (1965), Análisis del carácter, Paidós, Buenos Aires.

Valiente Goméz, D ( 1995) Psicodrama y psicoanálisis, Madrid, Ed. Fundamentos.

Villamarzo, P F. (1991) Cursos sitematicaos de formación psicoanalitica III,

Volumen 3. Temas Clínicos: Neurosis, Ed Marova, Madrid.

Villamarzo, P, F (1986-1987) Curso general de Técnica Psicoanalítica, Vol I, II, III, IV.  Ed. Instituto Superior de Estudios Freudianos Oskar Pfister, Madrid.

Villegas, M  ( 1993)  La entrevista evolutiva. Revista de Psicoterapia, 14/15, 38-87.

Villegas-, M  (1995)   La construcción narrativa de la experiencia en psicoterapia,           Revista de Psicoterapia,  Nº 22/23, 2/3er trimestre, 5-21.

Von Foerster, H, (1999) Ética y Cibernética de segundo orden, en Nardone, G y Watzlawick, Terapia breve:  filosofía y arte, Herder.  Barcelona.

Teodoro Herranz Castillo

Si te interesa este artículo también puede interesarte:

Comentarios en Facebook

comments

Lic. Guillermo Vilaseca

Lic. Guillermo Vilaseca

Guillermo Vilaseca es Licenciado en Psicología de la Universidad de Buenos Aires, Terapeuta EMDR, Psicodramatista y Psicólogo Social. Escribió el Libro: Por qué los hombres no entendemos a las mujeres, publicado en 2013 por Ediciones B en Argentina y en 2014 también en México.

4 comentarios sobre “El síntoma pensado desde una posición de encuentro: Síntoma y Psicodrama

  • el 21 Octubre 2010 a las 2:28 AM
    Permalink

    last few days our group held a similar discussion on this subject and you show something we have not covered yet, thanks.

    – Kris

  • el 29 Octubre 2010 a las 5:55 AM
    Permalink

    Sorry for my bad english. Thank you so much for your good post. Your post helped me in my college assignment, If you can provide me more details please email me.

  • el 21 Noviembre 2010 a las 8:10 PM
    Permalink

    found your site on del.icio.us today and really liked it.. i bookmarked it and will be back to check it out some more later

  • el 26 Noviembre 2010 a las 5:25 PM
    Permalink

    My partner and I really enjoyed reading this blog post, I was just itching to know do you trade featured posts? I am always trying to find someone to make trades with and merely thought I would ask.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *