Para acordarnos

Escrito por Alejandro Simonetti. 1994.
(“La muerte es menos temible
si estamos comprometidos
en un proyecto
que nos trasciende”
Enrique Pichon Rivière).
Si fracasé otra vez, si estoy cansado,
si alguno me atacó, si alguien se ha ido,
si la muerte hace señas en mi cuerpo,
si, a pesar de querernos, nos herimos,
si llueve y llueve sobre Buenos Aires
y nos duele ese sol que una vez vimos,
si estoy de nuevo solo entre la gente
y el barrilete se enredó en los hilos
de un país en que pocos tienen mucho
y se mueren los viejos y los chicos,
es tiempo de nadar en la tristeza
y acometer la noche “con el pico
y las alas abiertas”, como un gallo
de pelea y amor que, aunque fue herido,
se levanta y camina, porque tiene
el loco “privilegio de estar vivo”.
Pero aunque muera, no será del todo
mientras no mueran los que me han querido,
mientras no muera el pueblo que me anida
y mis amigos y mis enemigos.
No me quiero morir estando solo,
sin algo que enfrentar y alguien conmigo
y aunque no sé si llegaré a mi cumbre,
sé que valdrá la pena haber vivido
mientras sienta vibrar entre mis manos
la cuerda que comparten mis amigos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.