Deseo reprimido durante tantísimos años…

En un parque hay dos estatuas de un hombre y una mujer desnudos, y llevan muchos años una frente a la otra.
Una mañana se les aparece un ángel y les dice:
-Como los dos han sido unas estatuas ejemplares y han deleitado a mucha gente, voy a concederles lo que más desean: la vida. Tienen treinta minutos para hacer todo lo que quieran.
Y al mover el ángel una mano, las dos estatuas cobran vida.
Las dos estatuas se miran, sonríen y corren detrás de unos arbustos. A los quince minutos, salen con el placer reflejado en sus rostros.
-Todavía les quedan quince minutos –les dice el ángel-, ¿quieren continuar?
La estatua hombre mira a la estatua mujer y le pregunta:
-¿Tenés ganas de volver a hacerlo?
-¡Claro que sí! -dice la estatua mujer sonriendo-, pero esta vez vos agarrás a la paloma y yo le cago encima.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.