Rosedal, poema inédito de Homero Manzi

Rosedal,

paisaje de peluquería

cursi como una pérgola

o como un paquete de masas con cinta azul y blanca.

Tal vez por eso mi aventura infantil te despreció

inclemente.

Y con malandrines prefería las arcadas del puente

donde pernoctan vagos filosóficamente.

Yo, cabalgando en un Ford modelo antiguo

hacía ruborizar a tus rosedales,

pero tus mujeres te vengaban por encima del hombro.

Rosedal,

con tus banquitos eunucos pintados de merengue,

donde posan seguras las nalgas

tres vírgenes largas

porque siempre son tres las flacas incontaminadas.

Yo de puro atorrante

te pondría faroles

y casitas de lata

y zaguanes oscuros con humedad de besos

y perfumes de albahaca.

Y en tus paredes planchadas al rodillo

pondría un organito, un rengo,

una esquina,

un boliche y una muchacha.

Rosedal,

Parnaso decadente

donde duermen las musas

cien veces benditas de los Intendentes.

Cada vez que contemplo tu lago

sarcófago de fetos y de un descuartizado

siento unas ganas locas de adornarlo con tachos

latones

botas viejas

con una cama jaula

con una escupidera

igual que en los fanales de Pompeya.

Homero Manzi

2 comentarios en «Rosedal, poema inédito de Homero Manzi»

  • Pingback: Tweets that mention Rosedal, poema inédito de Homero Manzi -- Topsy.com

  • el 18/07/2011 a las 12:04 pm
    Enlace permanente

    De entre las valoraciones del estudio, cabe destacar la realizada por el presidente de la Federación de Clínicas Privadas, Fernando Mesa del Castillo, pues afirmó que uno de sus retos era dar a conocer la labor del sector privado en la sanidad española. Y, después de haber señalado que 2010 debería ser la etapa de la profesionalización de la estructuras organizativas de la hospitalización privada, señaló que había llegado el momento de acabar con el debate estéril entre sanidad publica y sanidad privada.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.