Ya llega la Generación Z

La “Generación Z” –tal como se conoce a los nacidos a partir de 1995– creció rodeada de computadoras, teléfonos celulares, videojuegos, reproductores digitales de música y video, cámaras de digitales fotográficas y de filmación. Y con Internet y toda la conectividad digital incorporadas tan naturalmente, que han llegado a poseer una estructura mental radicalmente distinta a la que tenemos aquellos que hemos visto emerger (y, hasta cierto punto, hemos adoptado) estos dispositivos.

Los miembros de las generaciones anteriores (incluyendo la Y) no llevamos en nuestra genética la capacidad de recibir y retener información realmente rápida, procesar en paralelo o trabajar en múltiples tareas a la vez, al menos no del modo natural en que lo hacen los nativos digitales.

Los miembros de la Generación Z prefieren ver gráficos antes que los textos que los explican y no al revés. Acceden a la información azarosamente, “googleando” y no por medio de lecturas tradicionales o búsquedas sistemáticas en libros, enciclopedias o diccionarios. Son individuos que funcionan mejor cuando trabajan en red y responden al estímulo de la gratificación instantánea y las recompensas frecuentes.

En general, los X e Y solemos mostrar poco aprecio por las habilidades que los nativos digitales han adquirido y perfeccionado, a través de años de interacción y práctica, las cuales marcarán su manera de accionar en el ámbito profesional a partir de 2018, cuando se integrarán al mercado laboral.

Desde la Escuela de Postgrado del ITBA realizamos recientemente una encuesta exploratoria entre un grupo representativo de ejecutivos en funciones gerenciales relevantes de diversas industrias, instituciones educativas, ONG y el Estado.

Dos tercios de los entrevistados manifestó conocer la existencia de la Generación Z y el 80% aseguró que es necesario que sus organizaciones delineen una estrategia para captar, motivar y retener a esos talentos.

Sin embargo, el 52% de los encuestados dice que su empresa no ha establecido un plan en este sentido. Y el 32% ignora si esos planes existen. Dado que se trata de empleados de nivel jerárquico, se puede inferir que, si ellos desconocen si sus organizaciones se están preparando para recibir a la Generación Z, lo más probable es que la respuesta a tal interrogante sea negativa en una gran proporción.

Así, una abrumadora mayoría (84%) del universo pesquisado dijo que el fenómeno del ingreso de nativos digitales al mundo laboral está muy poco internalizado a nivel corporativo, a pesar de ser inminente.

La clave estará en pensar cómo aprovechar el “fenómeno Z”, entrenando y concientizando a los cuadros ejecutivos de forma tal que el choque generacional, probablemente uno de los más disruptivos que hasta ahora debieron administrarse, sea manejado de la manera más eficiente posible, logrando una integración de los intereses de las personas y las organizaciones.

Por NÉSTOR SÁNCHEZ – DIRECTOR ESCUELA DE POSTGRADO DEL ITBA

Publicado en C L A R I N 29/04/12

Si te interesa este artículo también puede interesarte:

Comentarios en Facebook

comments

Lic. Guillermo Vilaseca

Lic. Guillermo Vilaseca

Guillermo Vilaseca es Licenciado en Psicología de la Universidad de Buenos Aires, Terapeuta EMDR, Psicodramatista y Psicólogo Social. Escribió el Libro: Por qué los hombres no entendemos a las mujeres, publicado en 2013 por Ediciones B en Argentina y en 2014 también en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *