Solo un detalle

Cuando la noche se pobló de ánimas

de ángeles de ratas y de truenos

el mas cruel de los crueles

se abasteció de agravios

y los puso en los nidos y en las llagas

cuando la noche se hizo cueva

y allí albergó traiciones y pánico y rencores

el mas cruel de los crueles

se enloqueció de odio y de ufanía

y luego envenenó las cañadas del valle

aniquiló nostalgias/ cerró el pálpito

amontonó cenizas/ remendó cicatrices

quiso borrar todas sus fechorías/

pero menospreció un detalle mínimo

se olvidó de olvidarse del olvido.

Mario Benedetti

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.