Alicia en el país de las maravillas

‘Alicia en el país de las maravillas’, sobre el lenguaje, el poder y vaya a saber cuántas cosas mas…
-¿Qué sabés de ese asunto?- le preguntó el Rey a Alicia.
-Nada- respondió Alicia.
-¿Nada en absoluto?- insistió el Rey.
-Nada en absoluto- confirmó Alicia.
-Eso es algo muy trascendente- aseguró el Rey volviéndose hacia los jurados.
Apenas empezaron estos a anotarlo en sus pizarras cuando el Conejo Blanco interrumpió: «Intrascendente es lo que su Majestad ha querido decir, naturalmente», dijo con un tono de gran respeto pero frunciendo el cejo y haciéndole al Rey muchas muecas significativas mientras hablaba.
-Intrascendente naturalmente es lo que quise decir- se apresuró a corregir el Rey y continuó mascullando por lo bajo:
«trascendente…intrascendente…trascendente», como si estuviera intentando decidir qué sonaba mejor.»
-Cuando yo utilizo una palabra, replicó Humpty Dumpty en tono desdeñoso, significa lo que yo quiero que signifique, ni más ni menos.
-La cuestión es, prosiguió Alicia, si puedes hacer que las palabras signifiquen cosas tan diferentes.
-La cuestión es, dijo Humpty Dumpty, saber quién manda; eso es todo.
Lewis Carrol, Alicia en el país de las maravillas
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.