Cabezas de ranas

Seré la sal en tu oscura profecía

en la herida del origen

seré ciego

febril

iluso

presto a saciar tu insaciedad

a degustar el imposible

 

seré el infierno en el oasis de tu boca y de las otras bocas que aprendas para mí

 

seré el que muerda tus mordiscos

la urgencia de tu urgencia

el desvarío supremo

la inexorable locura abismada en la cuerda insensatez de tu vientre

 

seré tu capitán

y si fuera necesario

tu mar también

 

seré

seremos

ay

y desde ahora

del eufemismo la tumba.

Escrito y enviado por Walter Vargas

Editorial Akión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.