Presentación del Libro Psicodrama Grupal. Teoría, experiencias, multiplicidades

El 21 de septiembre presentando el libro PSICODRAMA GRUPAL de Gustavo Kendelman y Pablo Ruocco

Agradezco a Gustavo y Pablo por haberme ofrecido la posibilidad de leer sus producciones desde la perspectiva particular que implica reflexionar con los autores de un texto.

También quiero compartir algo de la cocina de estas reflexiones tomando el modelo que ellos proponen en su libro: dar cuenta del proceso y no mostrar el resultado como algo cerrado y acabado.

Fui haciendo la lectura de cada capítulo dándome el tiempo durante estos meses para mis resonancias, consonancias y disonancias. Cuando iban surgiendo las ideas que les voy a compartir en el lugar donde me encontrara las iba anotando en una aplicación de mi smart fone. Cuando termine me mande la nota por mail y fui organizando los fragmentos. 

Puesto en esta parte de la tarea evoqué las palabras de Tato  Pavlovsky cuando me decía: vos dejate llevar por las ideas y escribí de corrido a mano alzada sin que el pensamiento te detenga……

Me pregunto, ¿Cómo habría que decir hoy, escribir a teléfono en mano…….?

En alguna medida este es un mérito de éste libro, buscar las maneras contemporáneas, del hoy primavera del 2019, para decir sobre  aspectos centrales del Psicodrama como modelo de abordaje y como concepción.

Habiendo presentado en la Escuela de Psicología Social junto a varios colegas la primera edición de La Multiplicación Dramática considero que esta oportunidad que me brindan Gustavo y Pablo se constituye para mí en un homenaje  a Tato Pavlovsky y Hernán Kesselman por su legado en términos de fomentar e impulsar las creatividades de toda una generación resistiendo todo intento de estructuras que capturaran el Psicodrama en el encierro de conservas culturales.

Así como el  Psicodrama tuvo una de sus raíces en el juego terapéutico con niños, este libro comienza justamente hablando de escenas de juegos infantiles introduciendo algunos interrogantes. Este caldeamiento ofrece la posibilidad de una lectura implicada y dispuesta a la interrogación. Así mismo continuar la investigación sin quedar atrapados en los saberes consolidados del propio Psicodrama, ni en las dificultades de articulación de los mismos, producto de las tensiones en los vínculos entre los reconocidos maestros de la historia del psicodrama.

Pablo y Gustavo toman la multiplicación dramática en tanto concepción: más que un modelo de saber hacer Psicodrama es una postura que articula la diversidad desde una mirada inclusiva. La misma apuesta a ampliar la perspectiva y aspira a enriquecer la percepción sin nunca  completar los matices del arco iris que genera cada objeto de conocimiento. Una puesta en acto donde la heterogeneidad en el grupo contribuye a la homogeneidad en la tarea como nos decía Enrique Pichón Riviere, versus las creencias monoculares, totalitarias y empobrecedoras tanto del objeto a conocer como de la red de subjetividades cognocentes.

El capítulo sobre los juegos dramáticos apunta a conceptualizar momentos del devenir de un encuentro grupal articulando conceptos, ideas y formulaciones de diversos Psicodramatistas. Aporta al lector la posibilidad de re pensar la estructura de un dispositivo psicodramático en lenguaje contemporáneo donde los ecos de las voces de los maestros de las diferentes épocas y líneas teóricas se entretejen en una trama fresca, potente e instigante. Mueve a seguir experimentando y conceptualizando con creatividad y espontaneidad desmarcándose de las conservas culturales que han consolidado los diversos Psicodramas que hemos sabido estructurar. Así nos invita a reconocer lo distinto y nos desafía a la inclusividad en concordancia con la vida cotidiana contemporánea.

Nos lleva a pensar una vez más el tema del dispositivo, las consignas y la cuestión latente del poder.

En el capítulo sobre la multiplicación dramática se pone en evidencia la tensión entre el reduccionismo interpretante y la apuesta a un dispositivo que soportando la incertidumbre habilita la diversidad desde una perspectiva inclusiva. Una apuesta abierta a todos los niveles de percepción y a todas las inteligencias (corporales, emocionales, intuitivas y por qué no racionales) que habilite las alternativas.

El desafío reside en seguir repensando cuáles son las consignas que facilitan que la escena mostrativa sea percibida por cada uno cual caja de resonancia que active el diapasón de una cierta sensibilidad peculiar y permitira la irrupción de los contenidos latentes, encapsulados, coagulados,….. Así como la luz al atravesar  el prisma nos sorprende con el arco iris, esta mirada nos lleva por el camino de las infinitas historias que podremos conjeturar hilvanando los colores en sus diversas tonalidades, brillos, texturas,….

En el capítulo Las técnicas del Psicodrama hoy se encuentra una descripción de las principales técnicas psiocodramáticas desde el estilo particular de pensar y hacer de Gustavo y Pablo. Por ende un Psicodrama vivo que se sostiene creativo y se niega a transformarse en pura repetición de rituales vacíos.

Me detuve en la idea de soliloquio: “monólogo interno”, discurso ininterrumpido (es decir, no apela ni permite que un interlocutor participe o responda) que transmite pensamientos o emociones. Se trata de una declamación subjetiva y de valor psicológico ya que permite acceder al interior del sujeto en cuestión.

Buscando también en Wikipedia: del latín soliloquĭum, un soliloquio es una reflexión que se realiza en voz alta y, muchas veces, a solas. El concepto está asociado al monólogo y al parlamento de este tipo que realiza un personaje de una obra dramática.

El soliloquio puede encubrir un diálogo que la persona mantiene consigo misma, un objeto o un ser incapaz de hablar (como una planta o un animal). Este recurso permite que el sujeto exteriorice sus sentimientos aún cuando este solo.

En ese momento surgió una intensa emoción de agradecimiento a Gustavo y Pablo por darme la posibilidad de re visitar todos estos temas y aspectos de la historia del psicodrama a más de ofrecerme la posibilidad de compartirlo con ellos y todos los presentes hoy.

En el capítulo Acerca del doble y el doblaje en psicodrama encontramos un interesante trabajo de discriminación de conceptos sobre cuestiones que muchas veces se confunden perdiendo la posibilidad de elucidar similitudes, diferencias y ámbitos específicos de implementación.

Así cierra IDEAS DEVENIRES Y CONCEPTOS que es la primera parte del libro y entramos en EXPERIENCIAS DEVENIRES MULTIPLICIDADES

En la lectura de esta parte me centre en los conceptos que me resultaron más significativos

MÚSICA Y PSICODRAMA: SOBRE DOS EXPERIENCIAS

La investigación a que nos asoma este texto le  brinda al lector la posibilidad de participar del devenir creativo del coordinador en acción y la articulación de conceptualizaciones.

Culmina con un párrafo poético, melodioso y de un alto contenido social: 

«En la tierra de los carnavales las comparsas y el candombe se produjo un encuentro de sonidos ritmos y melodías sin dejar de lado las singularidades sino muy por el contrario complementándolas  y armonizándolas con la posibilidad de alojar las diferencias y producir desde las multiplicidades»

Hoy los invito a prestar particular atención a este dispositivo que habilita la posibilidad de que aquellos que podrían haber quedado separados en una confrontación desgastante de la potencia creadora, de la rabia y el enojo con las condiciones de vida de todos puedan «darse cuenta» de la captura en la misma melodía. Así reconocer el dolor por estar todos inmersos en las mismas circunstancias lo que habilitaría otras interrogaciones y otros caminos colectivos.

NOTA SOBRE EL USO DE OBJETOS EN PSICODRAMA.

En tanto los objetos se puedan pensar como aspectos ligados a la identidad, la posibilidad de deprivación del contacto con el objeto real y concreto contribuye a descoagular los sentidos que el vínculo con el mismo podría encerrar a la percepción propia. Así abrimos la puerta para volver a apostar al juego de la investigación que requiere soportar la sorpresa transitando la incertidumbre.

EL ACCIDENTE EN PSICODRAMA

El accidente en tanto conducta  no planeada pero que ocurre, requiere tolerar la incertidumbre y por tanto como dice el autor: «No tratar de entender ni de imponer sentidos inmediatos sino más bien dar espacio también desde la dirección para que puedan suceder otras afectaciones, ideas, percepciones»

LA ESCENA DEL JUEGO, EL JUEGO EN ESCENA

La mirada de un Psicodramatista implica estar alerta a las escenas y los personajes en juego en las que pueda ser invitado o puede invitar en cada circunstancia del vínculo terapéutico grupal o bipersonal. Sin duda aquí queda clara la importancia de la formación, el entrenamiento la actualización permanente y el saneamiento del rol profesional entre colegas.

POESÍA Y PSICODRAMA

Nos invita a seguir trabajando en la articulación entre lo tranquilizante de la narrativa que explica, que muchas veces responde al porqué, y lo inquietante ligado a la incertidumbre (momento tantas veces puntuado en este libro durante la narración de las viñetas clínicas) que nos puede brindar la oportunidad a nosotros y a quienes estén trabajando con nosotros de encontrar un camino alternativo, un desvío desde el cual todo se puede ver desde otro sesgo. Así la desterritorializacion de la narrativa nos abre al acontecimiento, entendido como dice Alan Badiou: ese momento a partir del cual todo cambia de perspectiva y de valor de verdad, allí donde todos podemos mirar con otros muchos ojos. No sólo yo con los tuyos y vos con los míos sino que yo pueda ver con las miradas de los que me acompañan y viceversa generando las bases para una perspectiva que valore la diversidad con actitud inclusiva sin que ello se viva como un cuestionamiento a la propia identidad. Logrando lo que Jacques Derrida nombra como “la hospitalidad”.

PSICODRAMA CLÍNICO: SOBRE UN INICIO DE TRATAMIENTO

El cierre del libro es una  invitación desde la práctica misma a pensar juntos la clínica bipersonal como los dispositivos grupales articulando conceptos del Psicodrama y otros dominios, “haciendo inteligencia” como nos decía Fernando Ulloa. Asumiendo que ésta es una tarea que nunca termina y que en su despliegue nos lleva a hacer lazo y construir redes entre colegas resistiendo las tendencias al individualismo y la soledad propias de esta época.

Gracias Gustavo y Pablo. Sigamos construyendo el psicodrama entre todos.

Lic. Guillermo Augusto Vilaseca

Share

Si te interesa este artículo también puede interesarte:

Comentarios en Facebook

comments

Lic. Guillermo Vilaseca

Lic. Guillermo Vilaseca

Guillermo Vilaseca es Licenciado en Psicología de la Universidad de Buenos Aires, Terapeuta EMDR, Psicodramatista y Psicólogo Social. Escribió el Libro: Por qué los hombres no entendemos a las mujeres, publicado en 2013 por Ediciones B en Argentina y en 2014 también en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *