Una mirada sobre LA AMISTAD

20120720-095659.jpg

Como todo lo que hace a la esencia de la vida , a su desnudez , la amistad pertenece a la lógica del don.
Y, también, como todo lo esencial, pertenece al acontecimiento de la singularidad. Al orden de lo que no se suma, el orden de lo único, cada uno y cada vez. La palabra amigo nace de una raíz griega de la que derivan también amor y amigable. No sorprende: la amistad, lo sentimos, es una de las formas del amor, la forma que toma cuando la intimidad incluye la distancia. De esa misma raíz también sale ama, en el sentido de madre, de mamá. Tampoco esto debiera sorprender si pensamos que la amistad, como todo amor, tiene la capacidad de fecundar: engendra singularidad. Es más, podríamos decir que la amistad es precisamente el don de la singularidad:alguien me elige , me sustrae del tumulto de otras relaciones humanas, me hace único, sin hacerme “suyo”. En este sentido, la amistad es como un nudo desatado, un pacto de gratuidad, es un acontecimiento no solo del amor sino también de la libertad, pero la libertad comprometida en la historia del otro, del otro amigo: del singular.
Este “sin hacerme suyo” diferencia la amistad del amor de pareja, incluye a los otros pero sin fusión ni física ni espacial. La amistad es constitutivamente, desinterés: no saca ni guarda nada de esa relación, salvo, claro, la gratificación afectiva: el sentimiento y el crecimiento de comprometerse en lo humano por lo humano. Deliberadamente hablé de ser elegido, no de elegir. La amistad, dijimos, pertenece a la lógica del don: no es un acto de mi voluntad, no decido ser amigo de tal o cual , acontece.
Se da, se me da. Después puedo buscar razones, explicar, pero sobre algo ya acontecido, ya sentido; el origen de la amistad, como de toda forma de amor, se impone, o, al menos se propone a mi respuesta, a mi sensibilidad.
Por esto de la amistad, también, es un dejarse elegir. Una disponibilidad: la de darme, entregarme. Arriesgarme a una relación. Abrirme y dejar entrar.Como don, la amistad es una gracia: la gracia de poder ser gracia para otros, dar amistad a quien me busca como amigo. Llegar a ser más que
yo.

Hugo Mujica. Sacerdote católico y poeta

Si te interesa este artículo también puede interesarte:

Comentarios en Facebook

comments

Lic. Guillermo Vilaseca

Lic. Guillermo Vilaseca

Guillermo Vilaseca es Licenciado en Psicología de la Universidad de Buenos Aires, Terapeuta EMDR, Psicodramatista y Psicólogo Social. Escribió el Libro: Por qué los hombres no entendemos a las mujeres, publicado en 2013 por Ediciones B en Argentina y en 2014 también en México.

Un comentario sobre “Una mirada sobre LA AMISTAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *