El liderazgo en las organizaciones en relación al perfil de las diferentes generaciones

Comparto un artículo publicado en C l a r i n el 19 de diciembre de 2010, escrito por Paula Molinari, Directora de Whalecom.

Los jefes del siglo XXI. Estamos jugando un juego nuevo con reglas viejas. Las expectativas de las generaciones jóvenes y las nuevas formas de trabajo demandan nuevas habilidades.

No lo vas a creer pero “Z llegó a la oficina y pidió hablar conmigo porque estaba deprimido: se había peleado con su novia”. “F me vino a plantear que quería más feedback…¡semanal!” Frases como estas se les escuchan hoy a los jefes. Todos aquiellos que coordinan equipos saben que lo que antes funcionaba bien, actualmente no produce los mismos resultados, y que sus colabores demandan mucho más tiempo y aportes distintos.

Los cambios en las formas de trabajar, la diversidad en  los equipos de trabajo y las expectativas de las generaciones más jóvenes hacen que los jefes necesiten nuevas habilidades: gestionar la diversidad generacional con sus distintas concepciones del trabajoy la satisfacción, manejar equipos virtuales con foco en los resultados y responder a los requerimientos de los más jóvenes. Como resultado: los mandos medios se sienten como jamón del sandwich entre las exigencias de la dirección (generalmente Baby Boomer) y las expectativas de los jóvenes, la generación más demandante en la historia del management.

Fortalezas

Realizamos una investigación sobre los desafíos de los jefes del siglo XXI y observamos que existen aspectos que los jóvenes valoran y que los jefes reconocen como sus fortalezas. Más del 85% de los jefes respondió que:

  • Se ocupa de desarrollar buenas relaciones personales
  • Trata de generar una buena relación personal con cada integrante del equipo
  • Le interesa el desarrollo de cada uno de los miembros del grupo
  • Explica sus decisiones para que se comprendan sus razones y valora el aporte de ideas de cada miembro.

Brecha

¿Increíble, verdad? Recomiendo no entusiasmarse con estos resultados. Existe una gran brecha entre qué entienden los jefes y los colaboradores por cada uno de estos atributos.

  • Un 85% de los jefes aforma que se ocupan del desarrollo de sus colaboradores. Pero cuando les preguntamos si investigan los intereses de sus colaboradores, los resultados son muy bajos (45%).
  • Los colaboradores jóvenes tienen una altísima valoración de los contextos que proveen oportunidades de desarrollo. Entienden el desarrollo como una combinación de posibilidad de aprendizaje, oportunidades de experimentación, visibilidad y contacto con la alta dirección.
  • Registramos aspectos debiles en las habilidades de los jefes en: la búsqueda de desafíos constantes para sus colaboradores (45%), la relación entre éstos y los intereses personales (35%), y en las conversaciones sobre la carrera profesional (45%).

Mucho más

Para la generación Y, una buena relación con el jefe significa un vínculo que va más allá de lo profesional: valora los consejos, el apoyo, el reconocimiento obtenido.

  • Buscan ser considerados como personal integrales trayendo los temas personales al trabajo. La buena relación implica un: “me conocés, sabés cuáles son mis intereses y qué valoro”, así como el respeto por el balance de vida. ¡Por eso es mucho más que un trato cordial!
  • En nuestra investigación son alarmantes las brechas existentes cuando preguntamos sobree la capacidad para celebrar logros individuales y grupales (24%) o si planean momentos para celebrar (41%).
  • Los resultados de nuestra investigación muestran que se necesita una mejor comprensión de qué es lo que buscan los jóvenes hoy, cómo gestionar los procesos clave, desarrollar en ellos nuevos hábitos y brindarles nuevas herramientas.
  • Es necesario enfrentar los cambios con urgencia. En nuestro mercado, las empresas de servicio y los sectores de negocio más modernos cuentan ya con más de un 50% de empleados de la generación Y.
  • La clave está en los jefes. Como dice el viejo refrán: “La gente entra en las empresas por la propuesta y se va por el jefe”.  Pero también se queda debido al jefe
  • En este momento de transición entre los modelos de trabajo del siglo XX y los que caracterizarán al siglo XXI, invertir en el desarrollo de los jefes es la decisión de mayor impacto.

Investigación de Whalecom en 2009

En 2009, Whalecom realizó uina encuesta a 337 mandos medios con 42 preguntas sobre sus conductas como jefes.

Para la investigación ,  se los dividió en tres grupos: los amyores de 35 años (grupo A) y los menores de 35 (grupo B).

La hipótesis: los jefes de la generación X (los más jóvenes) tienen una comprensión mayor de los aspectos valorados por la generación Y. En consecuencia han desarrollado hábitos distintos.

La consultora comprobó que los jefes más jóvenes tienen mejores resultados en todos los aspectos salvo en los referidos a la habilidad de direccionar a los colaboradores.

Si te interesa este artículo también puede interesarte:

Comentarios en Facebook

comments

Lic. Guillermo Vilaseca

Lic. Guillermo Vilaseca

Guillermo Vilaseca es Licenciado en Psicología de la Universidad de Buenos Aires, Terapeuta EMDR, Psicodramatista y Psicólogo Social. Escribió el Libro: Por qué los hombres no entendemos a las mujeres, publicado en 2013 por Ediciones B en Argentina y en 2014 también en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *