Vectores del Cono invertido: Grupos Operativos

Pichón Riviere piensa  los grupos centrados en la tarea como un dispositivo que denomina “grupos operativos”.

Los mismos se caracterizan como grupos centrado en una tarea explícita.

Implementarlos es poner la mirada en la relación “sujeto – grupo”, verticalidad y horizontalidad.

La técnica apunta a posibilitar un “aprendizaje” de carácter grupal, a partir del aprendizaje personal, lo que podría ser pensado también en forma inversa. Esta posibilidad nos permite definir al aprendizaje como una relación dialéctica mutuamente modificante de los integrantes del grupo entre sí, en una praxis permanente en relación con el medio: el grupo.

En el transito del grupo operativo se hará explícito  lo implícito de manera que al  trabajar  lo manifiesto se afrontará  lo latente, en un acontecer  dinámico y procesual.

El abordaje de la tarea pone de manifiesto lo que Pichón llamó “miedos básicos” que generan resistencias a la tarea.

Los obstáculos que surgen se manifiestan como una “resistencia” al cambio, una negación ante la nueva posibilidad de aprendizaje  y transformación. La propuesta es trabajar sobre ellos para superarlos y elaborarlos.

Pensar el porqué de estas resistencias que aparecen ante la nueva situación de aprendizaje, es pensar “Qué significa el cambio” para cada uno de nosotros como sujetos.

Los miedos básicos, son dos, el miedo a la pérdida y el miedo al ataque. La aparición de una nueva posibilidad, de una situación que desconocemos por poco cotidiana o innovadora, genera en cada uno de nosotros: el miedo a la “perdida” está relacionado con el temor a la pérdida de los instrumentos, las formas, conocidos que tenemos y utilizamos para ver y conocer la realidad. Con estos instrumentos nos sentimos seguros y capaces de continuar en nuestro aprendizaje.

El miedo al “ataque” proviene de los sentimientos de temor que se producen ante la des instrumentación vivida, la vulnerabilidad se acentúa ante la posibilidad de ser atacado por lo desconocido, quedando sin posibilidades de adaptación.

El miedo a la pérdida es el sentimiento de angustia por las herramientas que se pierden, el temor al ataque, el sentimiento de sentirse indefenso ante lo nuevo. La tarea, es resolver las situaciones estereotipadas (fijas, repetidas) que insisten  y se intensifican ante la situación de aprendizaje. Nos enfrentamos con algo nuevo que hay que aprender, lo que implica que algo hay que abandonar para acceder a la adaptación activa a la realidad.

Si te interesa este artículo también puede interesarte:

Comentarios en Facebook

comments

Lic. Guillermo Vilaseca

Lic. Guillermo Vilaseca

Guillermo Vilaseca es Licenciado en Psicología de la Universidad de Buenos Aires, Terapeuta EMDR, Psicodramatista y Psicólogo Social. Escribió el Libro: Por qué los hombres no entendemos a las mujeres, publicado en 2013 por Ediciones B en Argentina y en 2014 también en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *