¿Por qué no podemos hacer el amor sin palabras?

BLA-BLA-BLALa vertiente narcisista del amor brinda plenitud de sentido a la vida. Así, todo se entiende a partir del encuentro con el partenaire. Se trata del amor como destino, aquello que en algún lugar estaba ya escrito y que tarde o temprano debía ocurrir. Lo curioso de esta experiencia es que, contra todo lo que indica el sentido común, los enamorados no se hablan, si es que por hablar entendemos algún registro de la diferencia que supone la presencia del Otro.
En efecto, el arrebato amoroso consiste en el monólogo que cada uno sostiene con el reflejo de su propia imagen. El amor, en cambio, comienza con la diferencia. Hacer el amor es una experiencia que excede al encuentro íntimo y sexual entre dos personas. Hacer el amor es también y tan bien el hacer inmanente a ese encuentro amoroso; el amor es un hacer que pide signos, requiere de señales, de gestos, de actos: el amor se demuestra. Una caricia sin sentido deja a la mujer sin semblante. Porque si ella es la dueña del enigma, de la sombra, de aquello más allá de la ley, el hombre, en cambio, es quien la ampara con las palabras que sólo ella puede causar.
Por esto es muy distinto cuando un hombre le hace el verso a una mujer que cuando un hombre hace verso de Una mujer. Es que lapalabra tiene sus riesgos. Porque si la primera formulación no va más allá de la demanda (más o menos velada, más o menos hábil u oportuna), la segunda en cambio pone en juego un más allá que el hombre no controla. Hacer el amor es considerar que hay que hacer verso de esa experiencia, que en ese terreno de la diferencia insoslayable, donde hay una escritura imposible, es fundamental inventar algo nuevo, un espacio de escritura hablada, sentida, gozada por quienes consienten ese encuentro. La fidelidad es la decisión de admitir ese acontecimiento y por lo tanto es un hacer. Pero cuando se hace el amor, lo que resulta es algo radicalmente nuevo: un nuevo amor, un sujeto distinto. No es la sumatoria de uno y otro, sino una novedad que no puede deducirse de ninguno de los dos. Los dos han generado un efecto sujeto, como Alain Badiou dice de esta manera: “Los amantes entran como tales en la composición de un sujeto del amor que los excede a uno y a otro”.
Escrito por Sergio Zabalza y Carolina Rovere. Psicoanalistas
Publicado en Tribuna C L A R I N – 15/02/2016
Share

Si te interesa este artículo también puede interesarte:

Comentarios en Facebook

comments

Lic. Guillermo Vilaseca

Lic. Guillermo Vilaseca

Guillermo Vilaseca es Licenciado en Psicología de la Universidad de Buenos Aires, Terapeuta EMDR, Psicodramatista y Psicólogo Social. Escribió el Libro: Por qué los hombres no entendemos a las mujeres, publicado en 2013 por Ediciones B en Argentina y en 2014 también en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *