La Amistad para Oscar Wilde

images (7)Ser amigo tiene tantas connotaciones como cada uno quiera darle y no necesita un día calendario impuesto para ser tenido en cuenta.

“Escojo mis amigos no por la piel u otro arquetipo cualquiera, y sí por la pupila. Tiene que tener un brillo cuestionador y una tonalidad inquietante.
A mi no me interesan los buenos de espíritu ni los malos de hábitos. Me quedo con aquéllos que hacen de mí un loco y un santo. De ellos no quiero respuesta, quiero mi opuesto. Que me traigan dudas y angustias y aguanten lo peor que hay en mí. Para eso, sigo siendo loco.
Los quiero santos, para que no duden de las diferencias y pidan perdón por las injusticias.
Escojo mis amigos por la cara lavada y por el alma expuesta. No quiero sólo el hombro o el regazo, quiero también la mayor de sus alegrías. Amigo que no ríe con uno, no sabe sufrir con uno. Mis amigos son todos así: mitad estupidez, mitad seriedad. No quiero risas previsibles ni llantos piadosos.
Quiero amigos serios, de aquellos que hacen de la realidad su fuente de aprendizaje, pero luchan para que la fantasía no desaparezca. No quiero amigos adultos ni aburridos. Los quiero mitad infancia y otra mitad vejez. Niños, para que no olviden el valor del viento en el rostro y viejos, para que nunca tengan prisa.
Tengo amigos para saber quién soy yo. Pues viéndolos locos y santos, bobos y serios, niños y viejos, nunca me olvidaré de que normalidad es una ilusión imbécil y estéril.”
Oscar Wilde

Si te interesa este artículo también puede interesarte:

Comentarios en Facebook

comments

Lic. Guillermo Vilaseca

Lic. Guillermo Vilaseca

Guillermo Vilaseca es Licenciado en Psicología de la Universidad de Buenos Aires, Terapeuta EMDR, Psicodramatista y Psicólogo Social.
Escribió el Libro: Por qué los hombres no entendemos a las mujeres, publicado en 2013 por Ediciones B en Argentina y en 2014 también en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *