Visita

visita formosaHace unos meses que no está en casa. Sólo dos veces fui a verla.

Un domingo de sol decido visitarla.

_Holitaaaas! ….holitas!………..

_Holita….me dice con una sonrisa. ¿Viniste? ¿Por qué viniste?

_Y…porque tenía muchas ganas de verte, hace tiempo que no vengo por acá.

Los chicos tienen ganas de verte, hace mucho que no vas para casa.

_Sí, hace bastante, hace demasiado frío y me da fiaca salir, me dice.

_Si, ya sé, por eso vine yo……

_Pero…. ¿Para qué?

_ ¿Cómo para qué? Tenía ganas de contarte algunas cosas, ¡y algunas son muy lindas!

_ Ah! Bueno, pero no es lindo acá, no quiero que vengas a este lugar tan feo y menos que los chicos me visiten

_Quedate tranquila, me dice, que yo estoy bien, tranquila, en paz y vos mejor quedate con los nenitos ¡que ellos sí te necesitan!

_ ¡Pero ellos ya están grandes, ma!

_Igual! Acá hace frío, no hay buenos vecinos, yo, porque ya estoy acostumbrada y me arreglo bien.

Seguimos caminando hasta que llegamos a nuestro lugar

_Y ¿qué te parece?

_y ¿cómo me va a parecer? Está un poco abandonado, hay muchas hojas…

_Pero si es otoño, dice mi mamá

_ Sí, pero el chico, Esteban, el que me prometió que vendría a acomodar todo no vino…… ¿viste que te traje plantitas? Las preparé yo, y te pinté las tres macetas. Ellas representan a tus nietitos. Te voy a traer más plantas naturales porque las de plástico me horrorizan.

¿Sabés una cosa? ¡Vas a ser bisabuela! Vas a tener una bisnietita de Iara, y se va a llamar Guadalupe. ¿Te gusta? ¿Viste que lindo nombre? Iari y Rodri están muy felices con la pancita. Iara siempre dice que le gustaría mucho que estuvieras más cerquita para vivir con ella tanta alegría.

¡Voy a ser abuela, mami! ¿Te lo imaginas? ¿Que tu hijita ya esté tan grande? ¿Que tus nietos estén crecidos y hermosos?

Ellos siempre hablan de vos, no importa que no vengas a casa, estás siempre con nosotros: cuando cantamos, cuando comemos, “así de simple” nos decimos. No te preocupes, no vengas ahora que hace frío, yo todos los domingos de sol voy a venir y te pongo al día con las noticias. ¡Nos vemos prontito!

Cuando me voy, veo a los nuevos vecinos: no los conozco. Dos chicos ponen flores donde duerme un adolescente y un padre con un gran ramo anuncia su llegada “¡ya llegué hijita acá está papá!”

Lo de siempre. Así es la vida.

¡Así de simple!

Escrito y enviado por Ester Armand Ugon

Si te interesa este artículo también puede interesarte:

Comentarios en Facebook

comments

Lic. Guillermo Vilaseca

Lic. Guillermo Vilaseca

Guillermo Vilaseca es Licenciado en Psicología de la Universidad de Buenos Aires, Terapeuta EMDR, Psicodramatista y Psicólogo Social. Escribió el Libro: Por qué los hombres no entendemos a las mujeres, publicado en 2013 por Ediciones B en Argentina y en 2014 también en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *