¿Cómo diferencia​r a las personas desanimada​s de los enfermos de depresión?

Un sencillo cuestionario elaborado por un grupo de científicos neocelandeses podría permitir a los médicos clínicos diferenciar a las personas desanimadas de los enfermos de depresión.

Todo el mundo se siente desanimado, cansado y, a veces, incluso, hasta harto de todo, en ese orden. Aunque en ocasiones no lo reconocen, lo cierto es que, para los médicos clínicos, es un verdadero problema diferenciar si el paciente que tienen adelante está simplemente harto o sufre de depresión.

Por eso, un grupo de científicos neocelandeses testearon la utilidad de un simple cuestionario (tan simple que sólo son dos preguntas) para intentar detectar la depresión durante un chequeo general. La clave es que el testeo resulto positivo y, sobre todo, que apenas lleva unos minutos.

El equipo de investigadores liderado por el profesor Bruce Arroll, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Auckland, Nueva Zelanda, publicó
sus conclusiones en el British Medical Journal (http://bmj.bmjjournals.com), en las que, entre otras cosas, afirman que “estas dos preguntas, lanzadas
verbalmente, detectan la mayoría de casos de depresión, por lo que pueden resultar de gran utilidad para realizar el diagnóstico adecuado y necesario”. Además, según concluyeron, el mini cuestionario acierta en el “97 por ciento de los casos”.

El doctor Ricardo Rozados, especialista en Psiquiatría Biológica y ex jefe del Servicio de Investigaciones Psiconeuroendocrinológicas del Hospital José T. Borda (http://www.depresion.psicomag.com), explica que “el trastorno depresivo es una enfermedad que afecta al organismo (cerebro), el ánimo y la manera de pensar: Por lo tanto, produce un hundimiento del plano vital en cuatro dimensiones: humor depresivo (tristeza vital), anergia (falta de impulsos), aislamiento social, y, por último, alteración de los ritmos biológicos, especialmente de sueño-vigilia y alimentación”.

Las preguntas en cuestión son: ¿Sufrió frecuentemente durante el último mes la sensación de “venirse abajo”, estar deprimido o desesperanzado? y, ¿Ha
sufrido durante el último mes la pérdida de interés y/o el placer que le provocaba realizar ciertas actividades? En la evaluación del método participaron 15 médicos de Nueva Zelanda y 421 pacientes que no estaban en tratamiento con fármacos. Los científicos compararon la sensibilidad y la especificidad del cuestionario con los resultados de la entrevista de diagnóstico habitual.

Para el doctor Rozados “es necesario educar al médico clínico sobre esta enfermedad. Según la OMS, en 2020, la depresión será la primera causa de baja laboral en los países desarrollados y la segunda enfermedad más frecuente en el mundo”. Sin embargo, aclara, “dos preguntas para alguien que
debe ser escuchado y tiene alterada su comunicación parecen ser demasiado pocas…”. El especialista afirma que tampoco alcanzan los diagnósticos efectuados exclusivamente sobre los síntomas del paciente.

Rozados explica que, “si alguien está deprimido, es posible que tenga una enfermedad de la glándula tiroides, sufra anemia, padezca una mononucleosis
infecciosa, tenga un problema en su matrimonio o arrastre una deficiencia genética de las enzimas que sintetizan las sustancias químicas cerebrales”.
Por su parte, los autores del estudio afirman que “la depresión es un problema de salud mental muy común en la medicina general” y opinan que los cuestionarios disponibles para diagnosticarla son “demasiado largos y complicados para ser aplicados como una rutina.”

En la actualidad, según la Organización Mundial de la Salud (http://www.who.int/en/), en todo el mundo existen más de 500 millones de personas que padecen algún desorden mental y se estima que 1 de cada 4 personas se verá afectada por trastornos mentales o neurológicos en algún momento de su vida. Además, la OMS informó que la depresión es la cuarta causa más importante de enfermedad a nivel mundial. Datos extraoficiales afirman que sólo el 35 por ciento de los afectados ha recibido un diagnóstico y tratamiento correctos. Y que el 80 por ciento de los pacientes que identificaron su problema, logran recuperarse.

Mariana Nisebe. Publicado en C l a r í n.com.

 

Si te interesa este artículo también puede interesarte:

Comentarios en Facebook

comments

Lic. Guillermo Vilaseca

Lic. Guillermo Vilaseca

Guillermo Vilaseca es Licenciado en Psicología de la Universidad de Buenos Aires, Terapeuta EMDR, Psicodramatista y Psicólogo Social. Escribió el Libro: Por qué los hombres no entendemos a las mujeres, publicado en 2013 por Ediciones B en Argentina y en 2014 también en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *