Grupos de Posalta con pacientes psiquiátricos – Grupos de Medicación

La experiencia que voy a relatarles es el resultado del trabajo de años con diferentes grupos, y el grupo del cual voy a contarles específicamente es, tal vez, el resultado de grupos anteriores. La experiencia se desarrollo en un hospital monovalente de la Ciudad A. de Buenos Aires, con 100 camas de internación aproximadamente. Cuenta con guardia, internación de adolescentes y adultos, consultorios externos y hospital de día.. En estos ultimos años se ha trabajado poco en grupos. En realidad, es a partir de 1970 que el tema de lo grupal ha caído, por la prohibición de reunirse y de trabajar en grupos (desde el 76 por la dictadura militar), y además fue desalentado por una cuestión de primacía de las técnicas individuales.

En estos grupos se encuentran diferentes patologías. El grupo del cual les contaré es un grupo de pacientes graves o/y psicóticos y trastornos limites de la personalidad.
Este grupo es mixto y se llama “Grupo de post alta”, porque la mayor parte de los integrantes del grupo son pacientes que estuvieron internados, y después del Alta de la internacion o de Hospital de Dia se incorporan a este grupo.
El objetivo del grupo, no es curar a los pacientes, ( la psicosis se cura ?). Se trata de que no vuelvan a internarse, porque entre el treinta y el cincuenta por ciento de quienes han sido internados por descompensaciones psíquicas vuelven a agudizarse en uno o dos años. Entonces, el objetivo del grupo es que el paciente no vuelva a descompensarse. Se trabaja, por ejemplo, el tema del aislamiento. El grupo, de por sí, en la medida que los pacientes funcionan con pares, es terapéutico, porque muchos son pacientes aislados que al ser internados se sociabilizan con sus pares (con otros internados), pero cuando regresan a casa muchas veces vuelven a aislarse. De este modo el grupo les sirve como una continuación de su “sociabilidad hospitalaria”.
También es cierto que la internación contribuye a desarraigarlos de sus lugares, de su barrio. Las nuevas modalidades de tratamiento de la psicosis son sin internación o con internaciones breves, de una o dos semanas. Por eso, este grupo también tiene el objetivo de que los pacientes no se reinternen, porque la sucesión de internaciones los lleva al deterioro (hospitalismo) al perder sus inserciones en la comunidad (se desafilian).
Este dispositivo implica sesiones terapeuticas grupales con los pacientes, de frecuencia semanal, y con sus familiares, mensualmente. Se invita a participar a un miembro de la familia. Actualmemte hemos distanciado las reuniones de familiares porque son pocos los que concurren, suponemos que motivados por varias causas: economicas, laborales, pesimismo en relacion al pronostico, etc.-
Al coordinar estos grupos tenemos en cuenta dos conceptualizaciones, una de D. Winnicot,” la capacidad de reverie” : es la capacidad de la madre de contener y atenuar las ansiedades del bebé , la otra de W: Bion :el “holding”, que es la cualidad de contener las angustias del paciente. Estas caracteristicas no las poseen las familias de estos pacientes .
Otras ideas que utilizamos provienen de la Psicoeducación. Anderson y Hogarty publicaron un libro llamado: “Esquizofrenia, Guía Práctica de Psicoeducación”. Ellos desarrollaron este trabajo en Australia, e identificaron dos características de estas familias: la hipercrítica y la alta expresividad emocional. En las familias que reunian estas dos condiciones el paciente designado se reinternaba con mas frecuencia . Y si trabajaban con las familias tratando de disminuir estos dos aspectos las descompensaciones disminuían en frecuencia e intensidad.
Uso estas nociones en el trabajo grupal con los pacientes, tratando de que las connotaciones positivas sean preponderantes, y con los grupos de familiares, atenuando la exigencia hacia el paciente y brindando estrategias para mejorar el clima humano en sus hogares. Uno de los mecanismos por el cual bajamos la tensión es la risa. La risa distiende y libera endorfinas (mejoran el estado de ánimo). Es importante para cualquier trabajo grupal que se pueda sonreír.
Los familiares están enojados con la enfermedad de su hijo, están frustrados porque las expectativas de realizacion que depositaron en ellos no se cumplen. También son familias aisladas que tienen dificultades para relacionarse, y el aislamiento hace que ese contacto humano que necesitamos, este ausente. Y tienen poca relación con sus parientes, y en ese sentido las reuniones de familiares también tienen este objeto, que tengan un ámbito para socializarse. Tienen algo en común, pasan por situaciones similares que pueden compartir.
En estos grupos, como trabajamos con pacientes que son muy dependientes, la comunicación es radial, en estrella, la mayoría de las intervenciones se dirigen al coordinador. El objetivo es que puedan interactuar entre ellos y responderse cuestiones, de forma de dar valor a la palabra de cada uno, que en general está desacreditada En este grupo trabajamos dos coordinadores, un terapista ocupacional y yo (médico psiquiatra), por periodos se agrega un observador participante, generalmente un profesional concurrente o residente o un/a psicologo/a social.
Hubo epocas que escribimos una observacion (una síntesis tematica y dinamica) de cada sesion, que se leia al final de la reunión o al comienzo de la siguiente. La funcion de sintetizador era rotativa.
La mayoría de estos pacientes tiene dificultades para relacionarse con otros, déficits cognitivos, dificultades para ser adecuados, para funcionar en el entorno. Por eso no pueden sostener un trabajo o un estudio, a veces no porque no tengan la capacidad de hacerlo sino porque las interacciones en situaciones nuevas los tensionan demasiado y no lo soportan.
En estos grupos, implementamos diferentes recursos, porque si no, trabajar con estos pacientes puede ser rutinario, para ellos y para nosotros.(rigidez, monotonia y enfermedad mental estan relacionados). Cada tanto incluimos una dramatización, una clase de trabajo corporal o tecnicas ludico-expresivas.
Para ellos lo diferente es alarmante. La inclusión de un nuevo dispositivo se acuerda con el grupo. Cuanto más importante es la novedad, más los moviliza , entonces hay aspectos del encuadre que deben permanecer constantes, el horario, el día, el lugar (el seting), los coordinadores, etc.-
Estos grupos se reúnen una vez por semana durante noventa minutos. Al final de cada sesion se regula la medicación de cada uno, confeccionándose la receta correspondiente. A la mayoría de los pacientes el Hospital les provee la medicación.
Dentro de las variables que usamos para disfrutar de las reuniones grupales, está que cuando el tiempo es agradable nos reunimos al aire libre (aunque distrae ). Esporadicamente organizamos juegos (tejo) , deportes (futbol o voley) o taller de plástica. Al finalizar la actividad podemos evaluar el desempeño.
Otra característica que del grupo, es que constituye un lugar de pertenencia, los pacientes pueden faltar un tiempo, pero no pierden su lugar. Unos pocos tienen tambien terapia individual cuando estan mas inestables.
En definitiva, se trata de un recurso altamente eficiente, la adherencia al tratamiento es significativa, el grado de pertenencia es alto, a lo que contribuye seguramente que el trato es llano y afectuoso, lo cual no quita que podamos ser incisivos en algunos señalamientos.
Con este tratamiento conseguimos, casi siempre, detener la sucesion de internaciones que llevan a un padeciente mental a la cronicidad, al deterioro y al aislamiento.-
Este es un recurso a usarse en un programa de desmanicomializacion, ya que disminuye las reinternaciones y las internaciones.

Escrito por Dr.Bruno Linne
brunolinne@gmail.com
ex-jefe de guardia del Hospital de Emergencias Psiquiatricas T. de Alvear, Ciudad A. de Buenos As.-

Si te interesa este artículo también puede interesarte:

Comentarios en Facebook

comments

Lic. Guillermo Vilaseca

Lic. Guillermo Vilaseca

Guillermo Vilaseca es Licenciado en Psicología de la Universidad de Buenos Aires, Terapeuta EMDR, Psicodramatista y Psicólogo Social. Escribió el Libro: Por qué los hombres no entendemos a las mujeres, publicado en 2013 por Ediciones B en Argentina y en 2014 también en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *