Una Clínica Grupal Psicodramática templada en tiempos de crisis: Vicisitudes Vinculares – 6/9

Cada integrante llega a su púlpito, confesionario, estrado, desde donde pone en palabras un aspecto de su singularidad conflictiva: dolida, quejosa, esperanzada, ilusionada, gozosa, etc.

Invitamos a interrogarse y observarse para no quedar atrapados en un acto declamatorio y ser capaces de encontrar una enunciación en la que aflore el sentimiento que es propio de la particular manera de posicionarse de cada uno.

El caldeamiento grupal, (16) es una instancia que posibilita salir del lugar elegido para hablar. Permite circular por otros espacios y ampliar el horizonte de sensaciones y percepciones propias en este aquí y ahora. Armonizar, desarmonizar, integrar, desplegar, contraponer,reconocer la coexistencia de sensaciones corporales y cinéticas. Desde este autoabordaje holístico del sí mismo cada uno puede dejarse impresionar por los recuerdos, imágenes, escenas que se le impongan:

-Un hombre se atrinchera en un grupo conocido y mira, fija y disimuladamente, a una mujer que lo atrae.

-Ulises se hace atar por una ronda de amigos a un mástil invisible, para no sucumbir a la atracción de una mujer hermosa y temida.

-Una mujer se desgarra internamente tironeada por un hombre, el exilio y un proyecto incierto, frente a la familia, la profesión, el trabajo y la ilusión de paz y seguridad.

-Un hombre pasea su parálisis bajando una escalera. Un desfile ascendente de mujeres se muestra irreverente al rechazo del miedo, esgrimiendo diferentes formas de seducción.

Es desde la dramatización de alguna/s o todas las escenas individuales o la producción de escenas grupales, que se teje la red de articulación de las diferentes subjetividades. Red que tanto resguarda al protagonista-trapecista en el salto con que atraviesa el vacío, como,asimismo, permite escurrirse por los intersticios de su trama.Red que entonces sostiene pero no atrapa.

Investigamos la psicología del encuentro, las dificultades y posibilidades de cada uno, que se representan, se recrean, se vuelven a experimentar en el aquí y ahora del grupo, poniéndose a prueba en su consistencia, insistencia y posibilidades de transformación. Es así como al iniciarse la actividad de un grupo se actualizan situaciones también grupales, próximas y remotas, que operan como referente de inserción para cada integrante.

-Una nena de 10 años mira feliz, desde el grupo de compañeros con que comparte una actividad musical, la pelada de su papá que viene a buscarla.

-Se desata una tormenta en un campamento de púberes a orillas de un lago; todos corren para salvar la comida.

-Un grupo de preadolescentes juega con los amores inconfesables de una chica desconcertada.

-Un joven contento recrea una escena familiar, en la noche de fin de año de su primer grupo laboral.

-Un alumno capturado por el deseo de la maestra se siente y muestra ejemplar .Es manteado porsus compañeros.

Lic. Guillermo A. Vilaseca y Lic. Ana Maria Rothman


Notas:

(16) KONONOVICH, Bernardo y SAIDON, Osvaldo en La escena institucional. Lugar Editorial. 1991. Plantean que: “(…) El caldeamiento no es simplemente un momento preparatorio: el mismo

constituye un espacio de trabajo donde las configuraciones fantasmáticas son puestas en juego (…)”.

Si te interesa este artículo también puede interesarte:

Comentarios en Facebook

comments

Lic. Guillermo Vilaseca

Lic. Guillermo Vilaseca

Guillermo Vilaseca es Licenciado en Psicología de la Universidad de Buenos Aires, Terapeuta EMDR, Psicodramatista y Psicólogo Social.
Escribió el Libro: Por qué los hombres no entendemos a las mujeres, publicado en 2013 por Ediciones B en Argentina y en 2014 también en México.

Un comentario sobre “Una Clínica Grupal Psicodramática templada en tiempos de crisis: Vicisitudes Vinculares – 6/9

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *