La amistad para Alejandro Lerner

No importa el lugar
el sol es siempre igual,
no importa si es recuerdo o es algo que vendrá.
No importa cuanto hay
en tus bolsillos hoy,
sin nada hemos venido y
nos iremos igual,
pero siempre estarán en mi,
esos buenos momentos que pasamos sin saber.

No importa dónde estás
si viene o si vas,
la vida es un camino,
un camino para andar.

Si hay algo que esconder o
hay algo que decir
siempre será un amigo el primero en saber.

Pero siempre estarán en mi,
esos buenos momentos
que pasamos sin saber.

Que un amigo es una luz,
brillando en la oscuridad,
siempre serás mi amigo no importa nada más

Pero siempre estarán en mi,
esos buenos momentos
que pasamos sin saber.

Que un amigo es una luz,
brillando en la oscuridad,
siempre serás mi amigo no importa nada más.
un amigo es una luz,
brillando en la oscuridad,
siempre serás mi amigo
no importa nada más

Si te interesa este artículo también puede interesarte:

Comentarios en Facebook

comments

Lic. Guillermo Vilaseca

Lic. Guillermo Vilaseca

Guillermo Vilaseca es Licenciado en Psicología de la Universidad de Buenos Aires, Terapeuta EMDR, Psicodramatista y Psicólogo Social. Escribió el Libro: Por qué los hombres no entendemos a las mujeres, publicado en 2013 por Ediciones B en Argentina y en 2014 también en México.

2 comentarios sobre “La amistad para Alejandro Lerner

  • el 15 julio 2010 a las 1:29 PM
    Permalink

    Adhiero e incorporo el poema de Lerner,aún cuando en ests caso,te considero que sos para mí algo mucho más que un amigo.Te abrazo

  • el 16 julio 2010 a las 11:59 AM
    Permalink

    Guillermo, es muy bonito el poema sobre la amistad. Es verdad que “nada” nos tiene que preocupar ni importar; tan solo la existencia y el recuerdo de un amigo de verdad. La amistad nos llena y nos hace felices; permite que no nos sintamos vacíos en nuestro interior pese estar vacío de cosas materiales. Es cierto “un amigo es una luz, brillando en la oscuridad, siempre serás mi amigo no importa nada más”.

    Te aprecio, Guillermo. Un fuerte abrazo,

    Ana Mª Taboada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *